“Deus le volt”: Las raíces de las cruzadas a Tierra Santa

24ridi.xl

Esta semana la entrada va a versar sobre las diferentes razones que se barajan para explicar el origen de un movimiento que conmocionó a gran parte de Europa en la Edad Media. Las cruzadas, camufladas como épicas pero que no dejan de ser una guerra en nombre de la religión, han englobado a los diversos movimientos poblacionales, militares y religiosos que se dieron para (y simplificando al máximo), proteger y controlar aquellos lugares considerados como sagrados para la cristiandad. Pero detrás de esta afirmación hay mucha tela que cortar y es lo que me propongo hoy.

Antes de leer esta entrada, recomiendo leer otro post titulado “Un inicio polémico para la edad media” y que puede ser muy útil para conocer algunos datos que se van a mencionar (Post).

Desde hace algunas semanas estoy sumido en la lectura del libro “Historia de las cruzadas” del ameno historiador Steven Runciman (libro que hasta ahora recomiendo encarecidamente su lectura). Puedo afirmar que no es lo primero que he leído sobre las cruzadas, pero sí me ha llamado mucho la atención la manera en la que intenta explicar los orígenes: Sin ser muy exhaustivo, es al menos claro y de fácil comprensión (uno viaja mentalmente a las mentalidades de los cristianos europeos del siglo XI).

00106517806268___P1_1000x1000Y es muy importante intentar pensar como una persona de la época, pues si vemos las cruzadas con la mentalidad del siglo XXI, no le veremos ninguna utilidad y las calificaremos de locuras colectivas. Pero antes de ir directamente a las razones, creo necesario hacer un análisis de la situación europea y de Oriente Próximo.

LOS ORÍGENES

Jerusalén y Belén son fundamentales para la tradición judeocristiana por ser lugares importantes de la vida de Jesucristo. En aquella época Jesús el Cristo (como lo denominan algunos), tuvo que lidiar con el Imperio Romano, imperio que primero persiguió y que luego acabó “legalizando” a los cristianos dentro de sus dominios. Y este apoyo imperial permitió que las nuevas autoridades eclesiásticas pudiesen fomentar las peregrinaciones a Tierra Santa y que poco a poco algunos aventureros y devotos se echasen a los caminos y los mares con el fin de visitar y orar en los lugares donde Jesucristo vivió y predicó su mensaje.

Cuando cayó el Imperio Romano de Occidente, Tierra Santa siguió en manos romanas, pero de la parte oriental (los llamados posteriormente como Bizantinos). Las invasiones bárbaras en Europa apenas afectaron al cristianismo pues estos pueblos se convirtieron rápido al mismo. Pero sí que surgió una pugna que merece la pena nombrar. Hoy en día sabemos que el Papa es la máxima autoridad de los cristianos católicos y que el patriarca lo es de los ortodoxos, pero en aquella época este cisma o división no existía como tal. Poco a poco fue desarrollándose la pugna entre el patriarcado y el papado por la primacía de la autoridad sobre el cristianismo. Y esta pugna a lo largo de los siglos influyó (aunque Runciman cree que no fue de modo excesivo) en el concepto de cruzada.

Tierra Santa fue Bizantina hasta el siglo VII, cuando la aparición del Islam trastocó la región por completo. El califato tanto Omeya como Abasí se la anexionó y apretó a los Bizantinos hasta hacerlos retroceder casi a las puertas de Constantinopla (actual Estambul). Pero entre las razones que evitaron que en el siglo VII hubiese una cruzada cristiana, las principales fueron por un lado la gran rapidez con la que los musulmanes realizaron sus conquistas y por otro el que los reinos católicos occidentales ni formaban un bloque lo suficientemente compacto como para hacer un llamamiento, ni el cristianismo “occidental” tenía el poder que luego llegaría a tener a partir de reyes francos como Pipino el Breve o Carlomagno.

pilgrims-mapY con este vaivén histórico llegamos al siglo XI. En oriente los Bizantinos habían en diversos momentos recuperado y posteriormente perdido diversos territorios de la actual Turquía (los cuales habían dominaron antaño), aunque la situación en sí no se presentaba realmente grave. Su principal enemigo era el Califato de Bagdad, pero generalmente solía contenerlo a base de pactos con los gobernantes de los territorios circundantes y especialmente con los fatimitas, pueblo de naciente poder e importancia en Egipto. Digamos que había un equilibrio global, que aunque no evitaba situaciones caóticas, sí que establecía una “paridad de influencias”. Esta paridad permitía el flujo de peregrinos a Tierra Santa (salvo contadas ocasiones), lo que no provocaba ninguna alarma en el mundo cristiano.

Pero apareció un nuevo jugador en el tablero: Los pueblos turcos (principalmente los Seleúcidas o Selyúcidas). Estos lanzaron una serie de avalanchas poblacionales haciendo retroceder a casi todos los “estados” de la zona y mostraron su contundencia humillando al imperio Bizantino en la batalla de Manzikert en 1071. Muchos historiadores aluden a esta batalla y la conmoción que causó en el mundo cristiano como la causa fundamental de la cruzada. Y aunque influyó, es injusto afirmarlo con semejante rotundidad. Los Bizantinos se dieron cuenta de que los turcos no eran enemigos simples y de que necesitaban mayor cantidad de tropas para enfrentarse a ellos, pero aun así años después de la batalla recuperaron territorios, por lo que repito que el desastre no fue tan grave como algunas fuentes aseveraron. Lo que sí provocó la entrada de los turcos provocó fue un caos en las rutas a Tierra Santa, lo que repercutió en que algunos peregrinos cristianos fueran asaltados y que se hiciese realmente peligroso el viaje.

Sin título

Oriente Próximo en el año de la predicación de la primera cruzada (1095). Mapa obtenido en Geacron.com

Resumiendo: Los Bizantinos necesitaban más mercenarios y los peregrinos una seguridad mayor en los caminos. El cristianismo había llegado a occidente desde oriente, ¿haría ahora el camino inverso? Y llegados a este punto y siguiendo en gran medida el texto de Runciman, detallo algunas causas que motivaron la respuesta occidental.

¿Estaba el habitante europeo de la época capacitado para luchar por su religión, aun sabiendo que en concepto el cristianismo es una religión de paz?

LA PUGNA ENTRE LA PAZ  Y LA VIOLENCIA

Aunque esta afirmación cae por su peso a la vista de la gran cantidad de conflictos que tuvieron como base la religión, no hay que obviar que incluso en el siglo X hubo varios movimientos religiosos y nobiliarios a favor de la paz. Algunos formaron hasta una Liga de la Paz cuyo objetivo más básico era buscar métodos alternativos a las disputas y evitar el derramamiento de sangre entre cristianos afirmando que quien mataba a uno de ellos estaba vertiendo la sangre de Cristo. Pero este método no cuajó ya que degeneró en violencia aplicada contra los que no seguían esta liga (ironías de la vida). A la par que estos sucesos, en diversos concilios se definió el concepto de “Tregua de Dios”, la cual si no prohibía la confrontación armada, sí que prohibía el combate en determinados días y periodos del año con significación religiosa. Pero aunque muchos se sumaron oficialmente a ella, pocos la cumplieron. Pero algunos han querido sacar otra lectura de este interés por la iglesia en la paz. Las constantes guerras entre nobles provocaban muchos pillajes y muertes entre el mismo clero, pues en muchas ocasiones las guerras se financiaban sustrayendo sus recursos o se provocaba la devastación de sus tierras, lo que a la larga provocaba una merma importante de su poder e ingresos. Y esto asegura Runciman que pudo motivar este éxtasis por la paz (aunque repito que algunos teóricos ya la asumían por el propio concepto teórico original del cristianismo).

tregua_dios888Y como he señalado, la guerra acababa tarde o temprano siendo la manifestación de las disputas y con ello todos los artificios a favor del fin de las hostilidades caían en un amargo fracaso. Y es que el espíritu belicoso occidental y su afán histórico por la guerra no podían apagarse de la noche a la mañana (y más cuando gran parte de nuestros orígenes radican en las invasiones de pueblos muy belicosos). ¿Entonces qué hacer con esta olla a presión de violencia que tarde o temprano acababa explotando? Suprimirla no había funcionado, así que se pensó en canalizarla contra un objetivo, que fue definido alrededor de la figura del “infiel”.

Aunque ya había algunas voces a favor de la Guerra Santa, por esta época se popularizaron los mensajes por parte de las autoridades religiosas que venían a significar que morir luchando contra el infiel lo convertía a uno inmediatamente en mártir y le abría las puertas del paraíso. Pero si la fe no era suficiente, la codicia hizo el resto. A la par que se afirmaba la absolución de los pecados si se moría combatiendo al infiel, se dejaba caer que aquellas personas podrían adquirir grandes riquezas y tierras en caso de conquistárselas al enemigo. Ya quisieran partidos políticos tener  un mensaje tan claro y eficaz.

Resumiendo: ¿Qué la sociedad es violenta?, no pasa nada si ésta es utilizada en nuestro beneficio (Maquiavelo estaría orgulloso).

El primer lugar donde esta Guerra Santa prototípica se llevó a cabo fue en España, donde diversas “mini cruzadas” probaron a la larga el éxito que estos llamamientos podían tener si se gestionaban bien. Y el siguiente destino estaba claro, Tierra Santa.

LOS CABALLEROS SIN FUTURO

Otro de los aspectos importantes que conviene tener en cuenta lo encontramos en Francia. Este país es quizás el que más influencia tuvo en las cruzadas y el que más efectivos aportó, lo que de algún modo le ligó a Tierra Santa durante mucho tiempo. Y en el norte del país (en las zonas gobernadas por los normandos y alrededores), se practicaba la primogenitura. Ésta se caracteriza por el simple hecho de que el hijo mayor lo heredaba todo y el resto se tiene que buscar la vida (lo que motivaba muchos ingresos en la iglesia o en el ejército). Si tenemos unos nobles sin futuro de títulos y propiedades en Europa y le ponemos sobre la mesa un proyecto que por un lado combina el quedar retratado como un buen cristiano y el poder conquistar territorios, creo que ya no hace falta decir nada más. Muchos de estos “segundones” decidieron abrazar la cruz y embarcarse en aventuras tanto en España como en Oriente Próximo.

EL DOMINIO DEL CRISTIANISMO

crossComo mencioné antes, las pugnas entre el Papado y el Patriarcado nunca dejaron de estar presentes. La situación en el siglo XI tuvo momentos muy tensos y claramente el cisma entre lo latino (Occidente) y lo ortodoxo (Bizancio) era ya una realidad. Algunas fuentes señalan que el Papado veía además en las cruzadas una jugada maestra. Si el Patriarca pide ayuda a Occidente (al verse en una situación difícil en el este), y Occidente va en su ayuda y lo salva, el prestigio que adquiriría le haría quedar por encima del Patriarcado. Este prestigio sumado a este sentimiento de agradecimiento provocaría que Oriente se postrase ante Occidente (religiosamente hablando), y por lo tanto el Papa sería la figura máxima de todos los cristianos del mundo.

Runciman no cree que esto fuese totalmente así, ya que las malas relaciones entre ambas iglesias provocaron no pocos enfrentamientos entre los cruzados y los Bizantinos y vinieron a observar la gran diferencia cultural que había entre ambos mundos cristianos.

ESPECULACIÓN COMERCIAL

Kriz7_damietteLa especulación por mucho que la suframos ahora no es un mal exclusivo moderno. Durante siglos ha venido mostrando su poder destructor e incluso en las cruzadas cabría pensar en ella. El comercio de los cristianos había quedado fatalmente dañado cuando las invasiones musulmanas alteraron el equilibrio y el control del Mediterráneo. Aunque en los siguientes siglos fue poco a poco levantando cabeza, aún le faltaba espectacularidad en cuanto a cifras. Algunos nobles e incluso religiosos pudieron pensar que si un ejército católico se enviaba a Oriente, éste necesitaría suministros y barcos y por lo tanto serían necesarias rutas comerciales para su abastecimiento y transporte. Y nada hace despegar a un país como el comercio. Esta razón motivó que muchos mercaderes italianos viesen con muy buenos ojos las cruzadas a Tierra Santa y a la larga su especulación los hizo ricos y los convirtió en potencias marítimas comerciales: Véase Génova, Venecia, Pisa…

Posiblemente haya muchas razones más que señalar, como por ejemplo el gran crecimiento poblacional que hubo y que provocó que muchos lugares se quedasen sin tierras y trabajos disponibles para gran parte de la población o que la iglesia garantizara la protección de los bienes de aquellas personas que se ausentasen de los mismos por ir a la cruzada, pero creo que las mencionadas son bastante significativas.

EL LLAMAMIENTO

Chatillon_Urbain2

Urbano II

Las bases del movimiento ya estaban preparadas, ahora sólo faltaba dar el pistoletazo de salida en la cristiandad. Y a ello se consagró el Papa conocido como Urbano II. Durante algunos meses fue recorriendo diversos lugares de Europa (principalmente Francia) sondeando a diversos nobles y religiosos para buscar apoyos y encontrar la mejor forma de preparar el llamamiento. Cuando creyó tenerlo todo controlado, preparó un concilio religioso en Clermont-Ferrand. Aunque en un principio se trataron diversos temas religiosos sin apenas relación con el llamamiento a la guerra santa, la traca se reservaba para el final.

B_Urban_II2

Predicación de la primera cruzada

El día 27 de noviembre de 1095, situado en una plataforma elevada en una de las puertas de entrada a la ciudad y rodeado por una muchedumbre curiosa, lanzó un discurso sobre las dificultades de los peregrinos en Tierra Santa y el riesgo que corría el cristianismo. Señaló que había que rescatar a Oriente y todo el mundo sin importar su condición social debía responder a la llamada e ir a la guerra para cumplir la palabra de Dios. Dios perdonaría sus pecados y les garantizaría el cielo en caso de caer y un prestigio acompañado de riquezas en caso de sobrevivir.  Y cuando su discurso tocó a su fin, entre la muchedumbre se elevó al cielo el grito de “Deus le volt” (Dios lo quiere).

Comenzaba de esta manera una época que duraría siglos y que llevaría a miles de personas a dejar sus vidas en los campos de una tierra llamada Santa.

¡Hasta la semana que viene!

Anuncios
Publicado en Las Cruzadas | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Calendarios (Segunda parte): Semanas y horas (babilónicos y egipcios)

Calendar_0La semana pasada expliqué un poco los hechos que motivaron que actualmente tengamos un calendario con 12 meses por año y al que se le añaden un día bisiesto cada 4 (entrada que podéis leer clicando aquí), pero aún queda mucho más por explicar. En esta voy a hacer zoom más allá de los meses, explicando las semanas, los nombres de los días e incluso algunas pautas de la división horaria. Y como siempre adornaré todo con algunas curiosidades.

LA SEMANA Y SUS DÍAS

Muchos podremos preguntarnos por qué dividimos el tiempo en semanas de 7 días. Esta división resulta muy lógica en la actualidad, pues permite armonizar la actividad productiva en intervalos regulares y definir un status armonizado de tareas. Pero claro, si esto tiene lógica en la actualidad, no la tiene en los albores del recorrido del ser humano.

Y es de nuevo en la luna donde debemos fijarnos. Como mencioné en la entrada anterior, un ciclo lunar dura alrededor de 29 días y presenta 4 formas características.

Calendario lunar enero 2014

Calendario lunar enero 2014

Suponiendo que el movimiento de los ciclos es regular (que realmente no lo es), tendremos una manifestación cada 7-8 días, valor que corresponde (un poco burdamente) con la semana actual. Aun así esto provocaría a la larga desfases, pues tomar valores exactos para cosas que no lo son conlleva un error acumulado. Pero los antiguos, suponiendo que la precisión total del tiempo no era tan importante, sí que les valía para establecer una organización básica.

Otra posibilidad que se remonta a Babilonia e incluso antes, señala que el valor 7 puede corresponder al número de astros que eran visibles y conocidos en la época y que del mismo modo eran venerados como deidades. Estos 7 cuerpos celestes eran: El Sol, la luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno (ojo a esta teoría porque veréis el gran impacto que ha tenido en los días de la semana). Por lo tanto podría ser plausible pensar que dedicaron un día en honor a cada uno de estos astros, provocando una cadena repetitiva de días cada 7 (aunque esta teoría suena muy bien, parece al mismo tiempo algo forzada).

Pero si seguimos buscando explicaciones, pronto nos topamos con las religiones. Todas han dado una posible explicación del origen del mundo o han influenciado la elección de un valor concreto. En la religión judeo-cristiana por ejemplo, se dice que dios creó el mundo en 6 días y al séptimo descansó (lo que equivale al actual concepto de lunes-sábado laborable y domingo de descanso). Hay una particularidad curiosa y es que si la teoría de los planetas-deidades es cierta, es lógico que la religión judeo-cristiana monoteísta la haya cambiado, pues no iba a aceptar que la semana venía de otros dioses “más antiguos”, teoría que dinamitaría una de sus bases teológicas.

Sin títuloSea como fuere, el valor fijo de 7 fue modificándose según la región y la época (los egipcios tenían semanas de 10 días y los romanos con Octavio Augusto consideraban una semana de 8 días). Pese a haber encontrado varias teorías, parece ser que la que definitivamente acabó fijando este número fue el cristianismo, y más concretamente con la aceptación y proclamación del mismo como religión oficial del Imperio Romano por parte de Constantino I en el siglo IV d.C. Por cierto, semana viene del latín “septimana”, que viene a su vez de siete (quedando englobada su duración en la misma palabra).

Ahora queda analizar qué día se consideraba el inicio de la semana. Y atención al artificio que el historiador Dion Casio (siglo III d.C) comenta que se realizó:

Inicialmente, la Tierra era considerada el centro del Sistema Solar. Según este criterio y sabiendo el tiempo que los astros conocidos tardaban en dar la vuelta a la misma (a más tiempo se suponía más distancia), el orden era el siguiente de mayor a menor distancia: Saturno, Júpiter, Marte, Sol, Venus, Mercurio y la Luna (repito, sólo se conocían estos en la época). Ahora bien, en aquella época ya se dividía el día en 24 segmentos (que explicaré posteriormente). Si asignas a cada uno de estos segmentos (horas) según el orden mencionado y vas repitiendo haciendo series, te quedará una lista. Si en esta lista te fijas en qué nombres ocupan la posición 1, 25, 49, 73, 97, 121 y 145, se tiene el astro al que le corresponde la primera hora de ese día. Y este astro por veneración se usó para nombrar al día que abría. Del mismo modo este sistema muestra que a partir de la hora 169 el sistema se repite, lo que es un indicativo de unidad fija de tiempo. En la siguiente imagen lo resumo todo:

tt

Con este sistema el orden de los días es el siguiente:

Saturno, Sol, Luna, Marte, Mercurio, Júpiter y Venus. ¿No os resulta nada familiar? Excepto los dos primeros, tenemos Lunes (Luna), Martes (Marte), Miércoles (Mercurio), Jueves (Júpiter) y Viernes (Venus). ¿Y el sábado y el domingo? En Español Sábado viene del hebreo Shabat (el día de descanso de los judíos) y Domingo viene de Dies Dominicum (día del Señor, de clara alusión cristiana).

etimologia-dias-semanaEn otros países de origen germánico se utilizaron y/o adaptaron los nombres en función de sus deidades, aunque dejando un trasfondo que aún a simple vista puede reconocerse. Os dejo un enlace con algunos ejemplos donde más o menos se puede intuir este origen.

Días de la semana en otros idiomas

Como curiosidad, a pesar de las normalizaciones que han sido implantadas a nivel mundial, para los judíos la semana comienza el Sábado y para los musulmanes el Domingo, y por razones análogas religiosas, muchos calendarios tienen su primer día de la semana el Domingo, aunque a niveles generales consideremos una semana de Lunes a Domingo.

Para más info: link

LOS DÍAS Y SUS HORAS

Aunque para explicar el calendario en general he tenido que ir dando saltos entre diferentes unidades de tiempo, he querido llegar hasta la que en los mismos es la menor que podemos ver, los días.

Como ocurriese con los años, según el sistema de referencia considerado tenemos días solares y días sidéreos. Pero lo básico es señalar que se supone que un día es el periodo de tiempo que tarda la Tierra (o el Sol) en volver a estar en el punto más alto del horizonte.

Tras mucho consultar la red, he podido observar que tanto en las civilizaciones babilónicas como la egipcia ya se usaban métodos para contabilizar las horas. Aunque no está 100% confirmadas las razones de por qué nuestros días tienen 24 horas y cada hora 60 minutos (no es más que un criterio), existen varias particularidades que nos pueden ayudar a descifrarlo:

400px-Babylonian_numerals.svg

Sistema sexagesimal Babilónico

Se cuenta que los babilónicos usaban en vez de la base decimal actual (actualmente agrupamos de 10 en 10 supuestamente porque es más fácil contar al tener 10 dedos entre las dos manos), la base 60, relacionando todos los números con él. ¿Por qué? Una teoría explica que el número 60 es muy fácilmente divisible por 1,2,3,4,5,6,10,12,15,20,30 y 60 (12 en total), siendo el primer número que cumple esta condición partiendo del 0 (el inmediatamente inferior es 48 que tiene 10 divisores). Esto lo convierte en un número muy potencialmente divisible y que permite hacer representaciones (las cuales se hacían generalmente a mano).

Pero personalmente esta teoría aunque no deja de ser curiosa le faltan elementos que posiblemente se hayan perdido con el paso de los años. Vale, podemos hacer una especie de aproximación a la duración de las horas y de los minutos pero poco más.

Y aquí los egipcios acuden al rescate, o eso nos cuentan. La base 60 fue retocada supuestamente por una nueva basada en el cálculo de las falanges de la mano. Es decir, si uno no cuenta el pulgar, nos quedan cuatro dedos divididos a su vez en “tres sectores” o falanges. Si se suman todas, se obtiene en cada mano 12 (así se dice que contaban los egipcios).De este modo, utilizando los dedos de la otra mano como auxiliar, podían hacer múltiplos de 12 (en total 12×5 = 60).

falangesNo sé hasta qué punto este sistema de conteo pudo influir en la división del día en 24 horas, aunque si miramos matemáticamente el número 24 nos damos cuenta de que es el primero que tiene 8 divisores, lo que de nuevo lo convierte en un número de fácil división para su representación. Y además si hacemos caso a la relación con el conteo de las manos, cada día son dos periodos de 12 horas (contándose en cada mano 12).

Pero existe otra teoría relacionada con la astronomía. En ella los egipcios contaban durante la noche la aparición de diversas constelaciones en el cielo dividiendo a su vez a la misma en intervalos. Estos intervalos, supuestamente corregidos añadiéndole uno al principio y otro al final eran 12, lo que venía bien para dividir el día en dos mitades de 12 (haciendo correcciones para compensar que la duración de los días no era constante debido a las estaciones). La combinación del conteo egipcio con la relación astronómica sí que es posible que estableciese un sistema flexible y cómodo para representar las horas (como puede verse en algunos relojes de sol).

Más info: Enlace

1-tmedicin-y-unidades-del-sistema-internacional-si-17-638Este sistema se perpetuó con los griegos y romanos (hago de nuevo mención al historiador Dión Casio el cual señaló la división del día en 24 segmentos de una hora). Y desde aquí, salvo algunas excepciones que detallaré en otras entradas, llegamos hasta 1967, año en el cual el sistema internacional cambió la forma de determinar un segundo (basado ahora en el tiempo atómico y definido como la unidad de referencia básica de tiempo), lo que alteró la concepción del día (realmente al basarse en modelos atómicos se aumentó muy notablemente la precisión a la hora de medirlo).

Resumiendo, son muchas las conjeturas que se plantean pero muy interesante el intentar descifrarlas. En posteriores entradas (no consecutivas) analizaré otros calendarios que se usaron o se usan, como siempre adornados por una capa de interesantes curiosidades.

¡Hasta la semana que viene!

Calendarios (Primera parte): Años y meses romanos

Calendarios (Tercera parte): Año cero y reforma Gregoriana

Publicado en Calendarios | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Calendarios (Primera parte): Años y meses romanos

calendarioRaro es el día en el que no echamos un vistazo a uno, ya sea para planificarnos o para recordar la fecha de eventos pendientes. Y es que los calendarios son básicos en nuestro día a día, hasta el punto de que en ocasiones se abuse de ellos. El mundo cambiante en el que vivimos provoca que sea muy necesario tener un control estricto del tiempo para aprovecharlo al máximo.

Pero aunque en muchas decisiones se ha buscado armonizar para que todo el mundo utilice el mismo (como en el caso de los husos horarios, antigua entrada que podéis leer pinchando aquí), el mundo no presenta un único calendario en la actualidad, ni lo ha presentado a lo largo de la historia. Y como existen curiosidades encerradas, me he propuesto dedicar una serie de entradas que hagan un recorrido histórico, explicativo y básico sobre ese objeto que ya sea triangular o esté colgado en una pared, no falta en casi ningún hogar u oficina.

Por su tamaño he decidido dividirlas en partes, trayéndoos aquí la primera.

LOS AÑOS

En la mayoría de los calendarios del mundo, la unidad más representativa considerada ha sido el año (calculado de muchas maneras distintas).

En el calendario “occidental” todos sabemos que un año es el tiempo que la Tierra tarda en dar una vuelta completa alrededor del Sol, pero es curioso señalar que la exactitud considerada en esta medida ha sido fundamental a la hora de definir un calendario respecto a otro. Llegados a este punto me gustaría mostrar dos conceptos físicos curiosos que son considerados al mismo tiempo como “año” (hay varios más pero he puesto los que quizás sean más representativos):

Año trópico (solar): Es el utilizado en nuestros calendarios para contabilizar un año de tiempo. Se considera que es el tiempo que tarda en dar una vuelta completa La Tierra respecto al sol (360 grados) usando como referencia el propio planeta terrestre (más concretamente se podría considerar como el tiempo entre dos puntos equinoccios o dos puntos solsticios, aunque esto es más complejo de explicar). Debido a dos fenómenos conocidos como nutación y precesión, se genera un desfase en la órbita de La Tierra alrededor del Sol, provocando que este tiempo considerado sea aproximadamente 20 minutos más corto que el tiempo que tarda el planeta en realizar una órbita completa visto desde las estrellas (año sideral). Su duración ha quedado fijada en: 365 días 5 h 48 m 45,9 s

Año sideral: Es el tiempo que trascurre entre dos pasos consecutivos de la Tierra por un mismo punto de su órbita respecto al Sol, tomando como referencia a las estrellas. Por el motivo explicado antes, la duración de este año es algo mayor, correspondiendo a 365 días 6 horas 9 minutos 9,7632 segundos.TERRA-~1Si observáis ambos años rondan los 365 días y 6 horas, hecho que provoca que cada 4 años sea bisiesto (detallaré más adelante este fenómeno).

LOS MESES

Si miramos por debajo de los años, nos encontramos con los meses. Éstos también albergan curiosidades como por ejemplo el por qué son 12, por qué tienen duraciones distintas y por qué los llamamos así.

Desde la antigüedad muchos pueblos basaban sus calendarios en los ciclos lunares y solares y por la llegada de las épocas de cosecha. Algunos incluso combinaron los ciclos solares y lunares teniendo como resultado un calendario muy variable con 12 o 13 meses en función del año (lunisolares). fases_lunaInicialmente una especie de calendario pseudolunar fue el que finalmente se escogió como base de partida en “occidente”. Este calendario creaba internamente unas divisiones (meses) cuya duración era variable y cuya longitud se inspiraba en parte en la duración de una fase lunar (duración que ronda los 29 días según el tipo de fase considerada). Aunque no he encontrado nada que explique al 100% el por qué unos meses fueron adrede definidos más largos que otros (y más cuando los sistemas de medición por muy sorprendentes que fuesen no tenían la exactitud actual), sí que parece muy lógico pensar que la base fue la duración del ciclo lunar y la diferencia las diferentes adaptaciones que se hacían para compensar que estas fases no duraban días exactos, y que esto conllevaba un desfase a largo plazo si no se corregía.

A pesar de las conjeturas, muchos historiadores afirman que la base mensual que usamos en la actualidad en “occidente” tiene su origen en el calendario que uno de los supuestos fundadores de Roma, Rómulo, mandó diseñar y que contenía 10 meses lunares (de Marzo a Diciembre con un periodo intermedio sin contabilizar) con un total de unos 304 días por año. Este calendario definía el 0 como el año de la fundación de Roma (atribuido actualmente al 753 a.C.). Los días por mes iban en relación con los ciclos lunares y hay que señalar que cada cierto tiempo se añadía un mes llamado Merkedinus para compensar los desfases producidos en las estaciones.

aaa

Numa Pompilio

Numa Pompilio

Posteriormente se haacordado en afirmar que fue el rey Numa Pompilio (753 a.C.-674 a.C.) el que hizo una reforma muy importante al añadir dos meses más al calendario (Enero y Febrero teniendo así los 12 meses actuales). La razón de estos dos meses extra venía de que con el antiguo calendario de 10 meses las estaciones comenzaban cada vez en meses distintos, lo que añadía confusión (sobre todo con las cosechas). Del mismo modo cada mes tenía una duración variable entre los 29 y los 31 días (supuestamente he encontrado por la red que esto era debido a que los números pares eran considerados como portadores de mala suerte en la época, algo curiosísimo en caso de ser verdad). El total de días en un año era de 355 y éste seguía comenzando en Marzo. A todos los antiguos meses de 30 días se les quitó un día y Febrero por ser el último acabó quedándose con 28 (aunque he leído diferentes teorías al respecto).

bb

Antes de proseguir, he de señalar que a pesar de estos calendarios genéricos, sus valores cambiaban en función del año o de los eventos considerados, aunque sí que es cierto que éstos eran la base de partida en la cual se inspiró el siguiente calendario, el conocido como Juliano.

Julio César

Julio César

Julio César ha pasado a la historia por ser uno de los más grandes personajes de la misma. Aunque sus victoriosas campañas militares copan los primeros puestos de su fama, también se atribuye a su nombre un calendario que duró en algunos países hasta el mismo siglo XX. El objetivo del mismo fue agrupar y armonizar los años y los meses de modo que requiriesen las menores modificaciones y adaptaciones posibles. Para ello encargó a varios eruditos la tarea, los cuales tras realizar los estudios necesarios decidieron fijar totalmente la duración del año en función del Sol (provocando el paso de un calendario lunar a uno solar). Esta duración quedaba fijada en 365,25 días (valor muy bien aproximado para hace 2 milenios), lo que provocó que cada cuatro años se añadiese un día a Febrero (año bisiesto con 366 días). Otra particularidad es que este calendario fijó totalmente un cambio que supuestamente tuvo lugar en el año 153 a.C.: El año ya no comenzaba en Marzo, sino en Enero (se movía todo dos meses a la derecha).

Resumiendo, el primer modelo de calendario Juliano, implantado en el 45 a.C., quedaba de este modo:

cc Pero la grandeza de emperadores como Julio César y Octavio Augusto iba a provocar dos cambios muy sustanciales en los meses en los que ambos habían nacido.

  • Julio César había nacido en el mes Quintilis, que a partir de ese momento pasó a llamarse Iulius (Julio) y a tener un día más en su honor (que será sustraído a febrero).
  • Octavio Augusto (Julio César era su tío abuelo y fue propiamente dicho el primer emperador de Roma), había nacido en el mes Sextilis, que a partir de ese momento pasó a llamarse Augustus (Agosto) y al igual que Iulius, a tener 31 días sustrayéndole 1 a febrero.

Con estas dos modificaciones el calendario mensual quedó definido hasta la actualidad (unos 2 milenios de solera, algo que viendo lo cambiante de la historia tiene mucho mérito).

dd

A modo de curiosidades, comentar que este calendario comete un error de alrededor de 3 días cada 400 años. A la hora de implantarlo, hubo inicialmente un problema de adaptación de lo antiguo con lo nuevo, lo que provocó que el primer año tuviese en total 445 días y 14 meses (dos meses Merkedinus con 33 y 34 días). A este año se le conoció como “El último año de la confusión”.

calendario-romanoSi os fijáis, todas las actuaciones iban encaminadas a fijar el calendario, algo extremadamente importante, ya que se habían dado casos de falseamiento de su duración con fines interesados para alargar o acortar los mandatos de diversos funcionarios y religiosos.

Por último en este post, paso a explicar el origen del nombre de los meses, para observar un error de denominación que se ha venido arrastrando durante más de dos milenios:

Enero: Viene de Ianarius en honor al dios Jano, dios de las puertas, los comienzos y los finales (supongo que esto influyó en que pasase a ser el primer mes del año).

Febrero: Viene de Februarius en honor de Februus (Plutón), dios de las ceremonias de purificación que se llevaban a cabo en este mes para limpiar el espíritu antes de iniciar un nuevo año (recordad que antes del nuevo ordenamiento Febrero era el último mes del año)

Marzo: Viene de Martius en honor al dios de la guerra Marte y supuesto padre mitológico de los fundadores de Roma (Rómulo y Remo)

Abril: Existen dos teorías enfrentadas. Una dice que viene de Aprilis (de la diosa etrusca Apru, que viene a su vez del griego Afrodita) y otra de aperire (abrir) por ser el mes de la “apertura” de las flores.

Mayo: Viene de Maius y su origen es discutido, aunque algunos lo asignan a Maya, la diosa de la fertilidad agrícola.

César Augusto

Junio: Viene de Iunius en honor a la diosa Juno, diosa del matrimonio y reina de las diosas. Julio: Como señalé antes, viene en honor de Julio César.

Agosto: En honor a César Octavio Augusto.

Los siguientes meses son los que encierran un defecto en su nombre pues tienen su origen según la posición antigua que les correspondía en el año. Así Septiembre viene de siete, Octubre de ocho, Noviembre de nueve y Diciembre de diez. Al cambiarse el inicio de año a Enero y Febrero, todos los meses se desplazaron dos posiciones a la derecha y supongo que debido al paso del tiempo y a lo implantado de su concepto, no se alteraron sus nombres.

La semana que viene os traeré la segunda parte. ¡Un saludo!

Calendarios (Segunda parte): Semanas y horas (babilónicos y egipcios)

Calendarios (Tercera parte): Año cero y reforma Gregoriana

Publicado en Calendarios | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Marchando una de anécdotas

Esta semana he querido dedicar la entrada a una serie de anécdotas curiosas y graciosas que ocurrieron a lo largo de la historia. He intentado en la medida de lo posible que éstas sean variadas, por lo que el resultado ha sido una miscelánea curiosa. Aquí van las elegidas:

TODO FLUYE, NADA PERMANECE

Esta anécdota la he podido leer por la red de múltiples maneras, en distintos lugares y con distintos personajes, pero lo importante no es la anécdota en sí, sino la moraleja que desprende. Por lo tanto no es tan esencial el situarla en un país u otro y en un periodo histórico.

inventos y descubrimientos de la revolucion industrialVayamos a la Francia de finales del siglo XIX. Se dice que un francés pasaba por París de viaje y decidió acercarse a la universidad donde años atrás había finalizado sus estudios. Tras una corta visita por el campus, le picó la curiosidad por saber si todo seguía igual y se dirigió a los diferentes departamentos con el simple y puro objetivo de cotillear. Tras deambular un rato, llegó al despacho de uno de los profesores que más estimaba y por suerte lo encontró dentro. Tras el caluroso recibimiento y el rato lógico de cháchara, el antiguo estudiante reparó en un montón de exámenes que yacían sobre la mesa y cogiendo el primero leyó las preguntas. Tras un rato de lectura exclamó:

Profesor, ¡estas preguntas son las mismas que en el año en el que me examiné!

El profesor, mirando curioso al alumno exclamó: Sí, tienes razón, son las mismas preguntas pero la respuesta a todas ellas ha cambiado.

El estupor del alumno sería alto, pero todo esto se englobaba en una época en la cual la ciencia sufrió un salto espectacular. Muchos conocimientos quedaron obsoletos y fueron actualizados como resultado de una auténtica revolución científica. Pero el hacer temblar los pilares consolidados de la ciencia nos demuestra que no existen verdades absolutas y que lo que hoy consideramos como inamovible, mañana puede ser rebatido y rechazado. El paso del tiempo no perdona.

Así que en la tanto en la ciencia como en la historia, si algo nos enseñan ambas, es que no podemos dar nada por sentado y que todo debe tener encima un halo de duda e incertidumbre o podremos acabar más impresionados que el alumno ante la respuesta del profesor.

UNA SILLA MUY POCO COMÚN

300px-Electric_chairHe de reconocer que esta historia es tan divertida como escalofriante. Topé con ella por casualidad y la archivé con el fin de compartirla con vosotros.

Hemos de viajar en este caso a finales del siglo XIX de nuevo. En este caso el lugar es tan alejado como exótico: Abisinia (actual Etiopía). El protagonista principal de la anécdota respondía al nombre de Menelik II (1844-1913), el cual llegó a ser emperador por esos lares. Aunque este rey-emperador hizo un gran esfuerzo por modernizar su país, sus instituciones y defender sus intereses, no es por eso por lo que ha pasado a la historia. Veamos por lo tanto de donde viene gran parte de su fama:

A finales de la década de 1890, la primera silla eléctrica fue probada con éxito en los EEUU (el primer ejecutado mediante este método fue en 1890). Lo novedoso y terrible del método parece ser que llamó la atención del emperador abisinio el cual pronto empezó a pedir más información sobre los avances del invento. Atraído cada vez más por la información que le llegaba, ordenó a sus consejeros la compra de 3 ejemplares de este primer modelo, los cuales quería implantar en su país.

MenelikII-1Una vez adquiridas las sillas, sólo quedaba poder implantarlas. Pero claro, para que funcionase necesitaba electricidad. Y aquí vino el problema. Pese a la política modernizadora de su país, la electricidad no pudo llegar debido a una serie de imprevistos (principalmente el atraso crónico de sus dominios). ¿Qué hacer con una silla eléctrica sin electricidad? Supongo que tras los arrebatos de ira iniciales por el fracaso, al final se dio cuenta de que o las tiraba o les daba un uso alternativo. Y aquí supongo que entra en juego el prestigio del emperador. Tal había sido su curiosidad e interés al respecto, que reconocer su fracaso públicamente hubiese quedado como una debilidad ante el resto de la clase dirigente. ¿Entonces qué? Menelik II sorprendió a todos con su decisión:

Las sillas eléctricas serían usadas como trono para el propio emperador.

Creo que no hace falta añadir nada más. Aunque esta anécdota a la larga vino a resumir su gobierno. Un querer y no poder.

EL PODER DE LA NEGOCIACIÓN

24121Siguiendo con un orden cronológico, viajemos ahora a los Estados Unidos de principios del siglo XX y hagamos zoom en una campaña presidencial que se presentaba apasionante. Uno de los candidatos, el famoso Theodore Roosevelt (no confundir con su sobrino político Franklin Delano Roosevelt, presidente de EEUU al igual que él) se preparaba para un largo viaje en tren por diferentes estados con fines propagandísticos. Como medida extra para llamar la atención del electorado yankee, sus asesores habían mandado imprimir 3 millones de panfletos con su foto y algunas consignas. El objetivo era inundar con estos panfletos todos los sitios por los que su tren pasase (vamos un bombardeo mediático en pleno inicio del siglo XX).

Aunque hasta aquí todo pueda parecer normal, había un problema que se debía salvar. Poco antes de salir el tren, los asesores se dieron cuenta de que la foto que habían puesto en el panfleto tenía el copyright de un estudio de fotografía de Chicago (Moffett Studios). Si no se contaba con el apoyo de este estudio, se corría el riesgo de demanda, y tras un cálculo rápido se determinó que les costaría a la campaña 1 dólar por cada panfleto (como había 3 millones, el total sería de 3 millones de dólares, una burrada para la época).

Surgió una especie de gabinete de crisis, donde multitud de opciones se barajaron. Los panfletos estaban ya impresos y no había ni dinero ni tiempo para cambiarlos. Y si no se suministraban entre los votantes, la campaña presidencial quedaría dañada. ¿Qué hacer?

Todo indicaba a que había que negociar con Moffett Studios. Un primer sondeo reveló que la negociación sería dura y que Moffett al darse cuenta de la mala situación en la que se encontraban, acabaría pidiendo grandes sumas de dinero. Desesperados, decidieron contactar con un famoso negociador de la época, socio de JP Morgan: George Perkins.

George_Walbridge_Perkins_cph.3b10274

George Perkins

Perkins no tardó en vislumbrar el camino a seguir y tras una rápida deliberación envió un telegrama al estudio de fotografía con el siguiente mensaje:

“Estamos planeando distribuir millones de panfletos con la foto de Roosevelt en la portada. Será una gran publicidad para el estudio cuya fotografía usemos. ¿Cuánto nos pagaría usted por utilizar la suya? Responda inmediatamente”.

Antes de mostrar la respuesta del estudio, hay que analizar la “brillante estrategia” de Perkins. Los panfletos estaban ya impresos, pero como esa información les haría débiles si la conociese Moffett, decidió omitirla. Del mismo modo soltó el caramelo de la publicidad con el éxito que podría tener para el estudio, la competencia que podía haber al poder elegir entre varias fotos (aunque fuese falsa) y jugó con el factor tiempo al pedir una respuesta inmediata que evitase que el estudio pudiese hacer averiguaciones al respecto de la situación. Oculta tus debilidades y debilita sus fortalezas, teoría de la negociación pura y dura.

Y aquí os dejo la respuesta del estudio:

“Nunca hemos hecho esto, pero bajo estas circunstancias estamos encantados de ofrecer la cantidad de 250 dólares”.

De pagar varios millones de dólares, pasando por el riesgo de demandas con el daño a la campaña presidencial que eso hubiese supuesto, el negociador había pasado a que le pagasen dinero por usar la foto.

Después de esta historia, más que nunca creo que la información es poder.

EL CHÓFER DE EINSTEIN

imagesAlbert Einstein ha pasado a la historia no sólo por sus teorías y descubrimientos, sino por una panoplia de anécdotas curiosas que rodean a su persona. De entre todas, he escogido una que me pareció muy divertida aunque es muy probable que se trate de una leyenda urbana. Pero merece la pena contarla.

Justo cuando la figura de Albert empezaba a cobrar poco a poco reconocimiento pero aún sin llegar al que tiene en la actualidad, era común que de vez en cuando le llamasen para dar charlas en distintas universidades. En una ocasión, la anécdota dice que durante una semana tuvo que realizar multitud de conferencias donde siempre explicaba lo mismo.

Ya fuese por comodidad o por otra razón, Einstein se desplazaba a todos lados en coche con un chófer personal. Las largas horas dentro del vehículo provocaron que Einstein acabase confesándole lo aburrido que resultaba ir de sitio en sitio diciendo lo mismo y ante un público que posiblemente no entendiese o valorase sus teorías. Y aquí el chófer tuvo una idea y la compartió con él. Señaló que había asistido muchas veces a sus charlas (esperando a que terminase) y que se la sabía de memoria, por lo que le propuso cambiar el rol, siendo el chófer presentado como Einstein, y el propio Einstein presentado como el chófer.

No sé si porque le sonó divertido o por el aburrimiento de Einstein este accedió al asegurar que en la universidad a la que se desplazaba no le conocían y que por tanto nadie notaría la diferencia.

Y así fue como el chófer, magistralmente repitió como un loro la charla sin cometer ningún error (impresionando al propio Albert).

sala 12Pero al final de la charla ocurrió un problema. Uno de los asistentes dirigiéndose al chófer (creyendo que era Albert) le formuló una pregunta compleja con ecuaciones y parámetros físicos. El chófer se vio en un aprieto, pero magistralmente salió del paso de la siguiente manera. Mirando al que había preguntado y señalando al verdadero Einstein replicó:

Señor, esa pregunta que me formula es tan fácil que dejaré que la responda mi chófer.

Y tras esta genialidad Albert respondió y nadie descubrió el pastel, por lo que todos quedaron impresionados con los conocimientos de la pareja formada por el físico y el chófer. Me río sólo de pensar en las risas de ambos al volver al vehículo.

Y colorín, colorado, un saludo y hasta la semana que viene.

Publicado en Miscelánea | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Curiosidades etimológicas VI: El curioso origen de los países

2015¡Feliz año nuevo! Iniciamos este nuevo año con la trompeta sonando y lanzando al viento historias. Os deseo de todo corazón mucha suerte y sobre todo salud.

Manos a la obra. Siempre es difícil escoger una entrada en fechas tan señaladas, pero en este caso he preferido tirar de un clásico del blog. Las curiosidades etimológicas son tan interesantes como en muchos casos divertidas y siempre acaba uno aprendiendo de ellas. En esta ocasión he preferido hablar del origen del nombre de algunos países, siguiendo el camino empezado cuando en la primera entrada de la serie mencioné que el origen del nombre del país de Venezuela procede de “Pequeña Venecia”. He escogido en total cuatro ejemplo, que son los siguientes:

Nueva Zelanda, un origen inesperado

mapa-nueva-zelandaVale, muchos me diréis que no tiene gran misterio, pues casi todo aquello que lleva delante la partícula “nuevo o nueva” indica que hubo un lugar al que podríamos considerar viejo del que copió el nombre. Aunque hasta aquí creo que para todos es evidente, no es tan conocido el origen de la partícula Zelanda. Al formal actualmente el país parte de la Commonwealth, uno podría pensar que debemos buscar en los dominios de Gran Bretaña para encontrar este origen. Pero esto sólo nos llevaría al error, pues donde realmente debemos mirar es en otro país de grandes navegantes, los Países Bajos. Allí existe una región llamada Zeeland (Zelanda o Zelandia en castellano), que históricamente fue una de las siete regiones que conformaron las conocidas como Provincias Unidas de los Países Bajos. Por cierto, Zelanda a su vez viene a significar “Tierra de Mar” guardando relación con el gran número de islas que salpican esta región.

rl528¿Y por qué tiene el país el nombre de una región de los Países Bajos y no uno aborigen al ser estos los más antiguos habitantes de sus islas? Pues como suele ocurrir, el eurocentrismo acabó ganado la batalla. Aun así, una de las palabras maoríes de las que se tiene constancia que se usó para definir el conjunto de las islas fue el de Aotearoa que traducido viene a ser algo como “Tierra de la gran nube blanca”. Pero los navegantes neerlandeses en sus periplos por la zona en el siglo XVII, les otorgaron distintos nombres como “Staaten Land” y “Nova Zeelandia” en honor a la región anteriormente citada (supuestamente por ser algunos cartógrafos de la tripulación de esta zona). De este modo Nueva Zelanda convivió durante muchos años compartiendo también el nombre de Aotearoa, anglicanizándose lógicamente con la llegada de los británicos capitaneados por James Cook (se pasó de “Nova Zeelandia” a “New Zealand”). Así que cada vez que mencionáis este país por las razones que sean (popularmente por haberse grabado en sus tierras las películas del señor de los anillos), recordar que de algún modo os estáis refiriendo a los Países Bajos.

Republiek_der_Zeven_Verenigde_Nederlanden.svgPor cierto, antes de pasar al siguiente quisiera hacer una puntualización sobre el país que errónea y comúnmente es llamado Holanda. El nombre oficial del país es Reino de los Países Bajos y están formados por 12 provincias de las cuales dos llevan implícitamente el nombre de Holanda. La razón de que a la larga este nombre se haya popularizado es porque en el momento de la formación del país mencionado como Provincias Unidas de los Países Bajos, Holanda era una de las regiones más poderosas a nivel marítimo y comercial. De este modo esta región fue el motor que tiró del resto de los Países Bajos y actualmente es incluso utilizado por el propio gobierno y diversos organismos para referirse al país. Si quisiéramos hacer un símil en España, sería el mismo caso si a nuestro país lo conociésemos por Castilla o por Aragón.

Camerún, crustáceos en el África negra

cameroon-mapViajemos ahora al continente africano, que casualmente fue otro ejemplo más de colonización europea, donde la misma aún puede observarse en sus nombres y fronteras. En el caso de Camerún, es curioso señalar que el suyo responde a la rápida interpretación que de parte de su actual territorio hicieron algunos navegantes portugueses en el siglo XV.

Es bien sabido que los portugueses demostraron ser también grandes navegantes y llegaron a tener territorios en todos los continentes (excepto la Antártida). Cuando a partir de mediados del siglo XV sus barcos se echaron a las aguas del océano Atlántico, se inició este periodo colonizador descubriendo tierras, las cuales eran nombradas principalmente en función de las tribus que encontraban, los accidentes geográficos observados o la presencia de determinadas especies de animales y plantas.

indexY así llegamos a 1472. En este año un navegante portugués con prestigio actual, Fernando Pô, llegó a una isla enfrente de las costas del actual Camerún (isla que lleva su nombre y que es soberanía de Guinea Ecuatorial). Desde allí se acercó a la costa camerunesa y entró a través del estuario del río Wouri. Al hacer labores de reconocimiento en esta zona, se dio cuenta del gran número de gambas que había. Parece ser que este hecho le impresionó bastante y decidió nombrar a este territorio como “Rio dos Camaroes” (Rio de los camarones, siendo éstos un crustáceo similar a las gambas). Este nombre se perpetuó con el tiempo, aunque quedando camuflado como Kamerun en alemán y Cameroun en Francés (por haber sido colonia de ambas naciones).

camaron_2Así que si hacemos caso a la etimología, los reyes de las gambas son los cameruneses, aunque viendo lo bien que se les suele dar el fútbol, uno pensaría más que son los magos del gambeteo.

Para más información sobre el país, me remito a su embajada.

Chipre, entre árboles y metales

map_of_cyprusHe de reconocer que este ha sido el ejemplo más duro con el que me he topado y tras haber consultado muchas páginas y fuentes, aún no he conseguido descifrar al 100% el origen del nombre. Veamos varias explicaciones, teniendo parece ser todas en común la palabra Kypros (en inglés el país es conocido como Cyprus).

Algunas señalan al kypros como el nombre de un arbusto o del árbol ciprés. El arbusto corresponde al conocido como alheña o henna y genera dudas debido a que su presencia en la isla ha sido escasa según los testimonios con los que se cuenta. La relación con el ciprés está actualmente en decadencia debido a que el origen griego para este árbol se encuentra en la palabra “Kyparissos”, aunque queda atestiguado que se exportaba madera de este árbol a otros destinos debido a su calidad.

baldcypresstree

Ciprés calvo chipriota

Otras teorías relacionan Kypros con lugares geográficos antiguos o formando parte de la mitología clásica. Al igual que en el anterior caso, no está nada claro que este sea realmente el origen, aunque bien es cierto que la mitología ha inspirado a lo largo y ancho del mundo el nombre de gran cantidad de emplazamientos.

Y vayamos a la que quizás sea la explicación más extendida y curiosa. Y es que algunos autores señalan que el nombre de este país se lo dio el metal cobre, que parece ser era muy abundante en la isla y el cual se cree que fue descubierto allí en la edad de bronce (entre el 2500 y el 100 a.C.). La importancia de este material sumada a su situación estratégica, atrajo a diversos pueblos y dio renombre a la isla. Muchos fueron los que quisieron explotar sus minas provocando que el nombre se perpetuase. Lo que no ha sido aclarado aún, es si el cobre le dio el nombre al país, o el país le dio el nombre al cobre, pues no está aún muy claro el verdadero origen de la palabra griega kypros. Este vocablo saltó al latín como “cuprum” aunque existía una frase que aunque arroja algo de luz no define totalmente: “aes Cyprium”. El término aes hacía referencia en épocas romanas a diversas aleaciones con el cobre y Cyprium a que venía de Chipre. Como quiera que fuese, aes Cyprium pasó a simplificarse como cuprum y de aquí ha llegado hasta nuestros días como cobre en español y copper en inglés.

cyprus_pic_2Por lo tanto, el cobre guarda una importante relación con Chipre mostrando que hay muchos indicios que indican que este material tan importante de la antigüedad hizo saltar a la fama a una isla que en la actualidad por asuntos políticos está partida en dos.

Namibia, Un país en la nada

map_of_namibiaY ahora quiero hacer una rápida visita a otro país africano con un nombre curioso. Namibia está situado en el suroeste de África, justo al norte de Sudáfrica. Este país pasó por varias manos coloniales (Portugal, Países Bajos, Alemania, Sudáfrica) hasta que finalmente obtuvo su independencia en 1990. Pese a tener diversos nombres según la época, en la actualidad lleva uno que hace referencia directa a un desierto que ocupa parte de su territorio. El desierto Namib está considerado como el desierto más antiguo del mundo y si buscamos su significado en lengua khoe llegamos a “lugar vasto” con sentido de vacío. Por lo tanto el país viene a significar como la zona del desierto Namib y a su vez “lugar donde no hay nada”.

02_DSC_0254Si uno mira la demografía del país observará que en sus aproximadamente 825.000 kilómetros cuadrados habitan 2 millones de habitantes, lo que puede darnos una idea de lo remoto y vacío en cuanto a seres humanos del lugar (España con aproximadamente 500.000 kilómetros cuadrados tiene una población de unos 46 millones de habitantes).

Por cierto, a modo de curiosidad aprovecho para explicar que ese brazo alargado y estrecho que existe en el noreste del país y que resulta muy llamativo tiene su origen en el reparto colonial del siglo XIX y fue conocido como la franja de Caprivi en honor a un canciller del imperio alemán. La explicación de la misma radica en que el imperio alemán negoció su existencia para permitir su acceso al río Zambeze, el cual conecta con la costa africana este al desembocar en Mozambique.

Conclusión

Sin nada más que añadir, espero que esta primera entrada del año no se os atragante mucho y que os haya despertado la curiosidad. Un abrazo y ¡hasta la semana que viene!

Curiosidades etimológicas 1

Curiosidades etimológicas 2

Curiosidades etimológicas 3

Curiosidades etimológicas 4

Curiosidades etimológicas 5

Publicado en Curiosidades etimológicas | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Navidad en las trincheras

DSCN53611914, Europa se ahoga en el desastre. La guerra ha calado hondo en la población y ésta, manipulada y borracha de un sentimiento de júbilo bélico se lanza a una guerra que será terrible. Todos pensaban que por navidad podrían estar de vuelta en sus hogares con la victoria bajo el brazo, pero la realidad fue bien distinta y durante más de cuatro largos años, los cañones, bombas y disparos fueron el medio de comunicación entre personas.

Pero el objetivo de esta entrada no es relatar un horror que ya ha quedado patente en muchos libros y películas, sino el de sacar a la luz un hecho insólito que la próxima Nochebuena cumplirá 100 años. Muy posiblemente sea conocido por gran parte de los lectores de este blog, pero aún así he querido dedicar mi homenaje a aquellos hombres que durante algunos momentos pusieron cordura en mitad del campo de batalla.

Las malas previsiones sobre la duración de la guerra tuvieron como resultado que la navidad se le echase encima y que pillase a los soldados en las trincheras. Por cierto, unas trincheras que fueron el ejemplo de condiciones de vida altamente insalubres, motivo que provocó un sinnúmero de enfermedades en sus ocupantes. Como el desánimo empezaba a cundir en la tropa, los oficiales permitieron que se celebrasen actos navideños de confraternización en ellas, de modo que la moral se mantuviese elevada y por otro ayudar a crear un compañerismo entre los soldados, que ayudase a limar las asperezas surgidas debido a los largos periodos recluidos en las trincheras.

Trench_Warfare_2Y así todo comenzó a adornarse con guirnaldas, luces y árboles. El mundo estaba sumido en la guerra, pero el espíritu navideño poco a poco fue materializándose y llegando a cada rincón (lógicamente no en todos los sitios de igual modo). De las trincheras hacia adelante, en la conocida como tierra de nadie, todo era muerte y desolación,  pero de las mismas hacia atrás, se vivía una calma navideña extraña. Del mismo modo anteriormente citado, en la Nochebuena de 1914 los cañones se silenciaron momentáneamente para que todos pudiesen celebrarla a pesar de estar lejos de sus hogares. Pero lo que muchos no pensaban era que la celebración en algunos frentes de batalla iba a convertirse en un momento para que soldados de países en guerra saliesen de las trincheras y celebrasen juntos una tradición que demostró ser más fuerte que el odio surgido antes y durante la guerra.

Y de todos esos sitios, parece ser que los hechos más insólitos se dieron en Bélgica. La nación belga, fue una de las primeras en sufrir el encarnizamiento de la guerra y su territorio quedó dominado principalmente por el Imperio Alemán y por algunas zonas controladas por los ejércitos belga, francés y británico. Además hay que señalar que esta frontera se convirtió en zona de brutales combates como los dados alrededor de la localidad de Ypres.

Christmas Truce 1914, as seen by the Illustrated London News.Con este panorama nos situamos en diversos puntos de la frontera entre ejércitos y especialmente en aquellos cuya distancia entre trincheras era pequeña. La historia ha querido señalar que los alemanes fueron los primeros en adornar las suyas de modo que aquellas “zanjas de muerte” resultasen menos terribles a la vista, aunque sólo fuese durante unos días. Aquellos soldados del bando contrario cuyos puestos estaban en las inmediaciones fueron testigos de estos hechos e intentaron responder del mismo modo decorando las suyas con lo que encontraban.  Ambos ejércitos se miraban, miraban como una tradición los unía en un momento donde la propaganda vomitaba odios viscerales e historias imposibles.

Y en un momento dado la magia ocurrió. Desde las trincheras alemanas se oyó el canto de “Noche de Paz”, un villancico que caló hondo. Los anglofranceses aunque no entendiesen la letra si conocían la canción y embelesados se quedaron escuchándola hasta el final. Se cuenta que tras la entonación de la última nota por parte de los alemanes, “sus enemigos” respondieron con aplausos e inmediatamente contestaron comenzando a entonar otra canción. Y los cantos, vítores y aplausos se fueron sucediendo junto con los gritos de feliz navidad.

joyeux-noelEl siguiente paso era cuestión de tiempo que se diese. Varios soldados saltaron a la tierra de nadie e invitaron a los contrarios a unirse a ellos. Aunque en un principio hubo reticencia, al poco fueron muchos los que abandonaron sus puestos y salieron afuera. Imaginaros el contacto. Estabas junto aquel al que te habían dicho que debías matar y aunque los soldados sabían que debían obedecer órdenes, todos se encontraban bajo el hechizo del espíritu navideño. Al poco de encontrarse, estos empezaron a intercambiar cigarrillos, alcohol, adornos y buenas palabras. Se cuenta que hasta hubo lugar para las bromas y que incluso algunos soldados se vistieron como sus contrarios.

Pero todos se dieron cuenta de que en la tierra de nadie quedaban aún cadáveres que no habían podido ser enterrados. Fue por esto que los religiosos que se encontraban decidieron dar una misa conjunta en varios idiomas en su honor, tras lo cual todos se afanaron en la tarea de enterrar a sus caídos. Tras posteriores intercambios de palabras y presentes, todos volvieron a sus trincheras.

Pero sin que se dieran cuenta en ese momento, algo muy especial había ocurrido. Los soldados observaron que sus supuestos enemigos eran personas como ellos mismos, que sufrían igual y que no querían ocupar aquellos lugares. Se dieron cuenta de que la propaganda que los presentaba como crueles asesinos era toda una sarta de mentiras e instigadora de odio. Y cuando te das cuenta de eso y ves que tus rivales son como tú y que ambos lo pasáis mal, surge la empatía. Y la empatía trae consigo que seas capaz de desobedecer las órdenes recibidas con el fin de evitar que mueran esas personas.

330365Según he podido constatar, aunque la duración de la tregua no fue igual en todos sitios, sí que empezaron a darse hechos curiosos. Algunas piezas de artillería empezaron a “errar” sus tiros (ya sea a caso hecho o porque la información recibida era falsa), en ocasiones antes de un bombardeo se avisaba a las trincheras contrarias para que se refugiasen e incluso he llegado a leer que en tierra de nadie se empezaron a dejar objetos que hacían falta a los enemigos de modo que aliviase su sufrimiento. El motor bélico había sido parado a pequeña escala. La conocida como “Tregua de Navidad” había sido un éxito.

Pero claro, no todo el mundo estaba de acuerdo y algunos informaron a sus oficiales superiores sobre los hechos ocurridos. Y al llegar a oídos de los altos mandos, estos montaron en cólera. Aseguraban que eran inaceptables estas confraternizaciones y que era un peligro a evitar, pues en caso de extenderse, sus objetivos bélicos podrían verse en un serio apuro.

Su máxima fue: La guerra debe continuar y en la consecución de este objetivo los altos mandos de todos los países se aseguraron de que no volviesen a ocurrir treguas no autorizadas. Para ello rotaron cada poco tiempo a todos los soldados de las trincheras sospechosas de colaboración, en las vísperas de Nochebuena fueron ordenados bombardeos masivos de artillería e incluso en los casos considerados como más peligrosos, se enviaba a esos soldados a misiones suicidas para que no regresasen y pudiesen “contagiar” a sus camaradas.

christmas-truce-centenaryPero por suerte estas medidas en el caos de una guerra enorme no pudieron ser llevadas 100% a cabo. Fueron muchas las treguas de este tipo contabilizadas en los diversos frentes de batalla y cuando no pudieron realizarse, en ocasiones los soldados mostraban pancartas o símbolos para señalar el respeto hacia sus contrarios.

En definitiva, estos hechos demuestran que por muy bajo que se obligue a caer a un ser humano, siempre hay una fuerza interna que bajo determinadas circunstancias hace acto de presencia y con su magia provoca hechos increíbles. No debemos olvidar estos hechos, no debemos olvidar que aunque nos generen unos odios contra algunas personas, es muy probable que ellos estén bajo el mismo influjo propagandístico y que las cosas que unen sean muchas más de las que nos separan.

Espero que este homenaje a esos valientes que decidieron dejar de lado las armas y celebrar la Navidad haya estado a la altura y que todos hayáis aprendido de ello.

joyeuxnoelPara aquellos a los que les haya conmovido esta historia, les recomiendo el visionado de la película ¡Feliz Navidad! (Joyeux Noel) donde se relatan estos hechos.

Por último, señalar que esta es la última entrada de este año y sólo me queda desearos una Feliz Navidad, un próspero año 2015 y que la trompeta siga sonando durante mucho tiempo.

¡Nos vemos el año que viene! 🙂

Publicado en Primera guerra mundial | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Cartagena: De cantón a pabellón turco y estado estadounidense

Una de las razones por la que me gusta la historia es porque encierra detalles tan curiosos como divertidos. Y esta entrada, como otras anteriormente, se va a encargar de sacar a la luz algunos hechos que si bien no pasaron de ser anecdóticos, sí que pudieron haber provocado situaciones con una repercusión hasta hoy en día.

mapa_europaY esta vez debemos rebobinar a la década de los 70, pero del siglo XIX. Y más concretamente a Cartagena, pero la española. Últimamente otra Cartagena (de Indias en Colombia) ha gozado de una buena popularidad ligada a la gesta de un ilustre y grande marino español, Blas de Lezo. Pero la ciudad española también guarda otra historia muy curiosa.

Antes de entrar en situación, es necesario que haga una introducción del contexto político en el que se sitúa esta anécdota. Si hay algo que describe al siglo XIX español, es la palabra caótico. Su historia parece reflejar los estertores mortales de un imperio que llegó a gobernar gran parte del planeta. Y este caos asaltó el gobierno y provocó que cada pocos años hubiera cambios, rebeliones, pronunciamientos, giros, protestas, dimisiones, batallas… y así un largo sinfín de hechos que darían para rellenar fácilmente varios volúmenes de una enciclopedia.

Haciendo un zoom más en la época y resumiendo a lo más básico hemos de viajar inicialmente a 1868. En este año una revolución liberal conocida como “La Gloriosa” acabó destronando a la reina Isabel II y provocando un largo y tedioso proceso para buscar un nuevo monarca que la reemplazara y que fuese de otra dinastía. Tras muchas incertidumbres Amadeo I, de la dinastía de los Saboya llegó al poder. Pero Amadeo salió echando leches del país tras algo más de dos años y lo hizo tan asqueado que hasta firmó que sus descendientes no pudieran reclamar derechos al trono español. Se iniciaba un nuevo periodo en la historia de España, la primera república. Y es en los casi oficialmente dos años que duró (aunque técnicamente algo menos de uno), la situación en el país explotó en forma de una tercera guerra carlista y de insurrecciones regionales, las conocidas como rebeliones cantonales.

350px-Conflictos_en_la_I_República_Española.svgEstas insurrecciones tuvieron lugar principalmente entre julio de 1873 y enero de 1874 y fueron espoleadas por el sector republicano más radical dentro del federalismo. Su objetivo más importante era el convertir a España en una república federalista, es decir formada por repúblicas federadas que aunque dependían de Madrid, era un modelo mucho más descentralizado. Y de todas las rebeliones cantonales que hubo, una de las más famosas (si no la que más) fue la de Cartagena.

¿Y por qué Cartagena? Las razones son principalmente estratégicas y militares. La geografía de la zona convierte a esta ciudad en una zona fácil de defender tanto por tierra como por mar, lo que dificultaba los ataques del ejército estatal y permitía aguantar largos asedios. Pero para rematar la situación del emplazamiento, una de las bases navales más importantes de España de la época se encontraba en esta zona, por lo que era muy jugosa la idea de contar con barcos de guerra para la defensa.

220px-Antonio_Gálvez_Arce

Antonete

El 12 de julio de 1873, como consecuencia de las medidas acordadas en una junta revolucionaria, varios grupos rebeldes asaltaron la ciudad aprovechando el cambio de guardia y la tomaron junto a la flota de guerra allí estacionada. Hay que señalar que el apoyo de ciertos sectores de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado de la época fue clave para el éxito inicial de la sublevación. Y a la cabeza de los mismos se situaron dos personas: El general Juan Contreras y el revolucionario Antonete Gálvez (conocido como el padre del cantonalismo). A ellos se les sumó el elegido por los cantonalistas como jefe de cantón, Roque Barcia.

Pero ya desde el inicio esta rebelión iba a contar con una anécdota curiosa. Una de las medidas de mostrar que las fortalezas artilladas que rodeaban la ciudad habían caído en manos de los cantonalistas era izando una bandera que les representase. Los cantonalistas con anterioridad habían acordado que la suya sería completamente roja en honor a las revoluciones internacionalistas pero se encontraron con un problema: No tenían en sus manos banderas de gran tamaño con sólo este color. Los responsables de esta tarea fueron al castillo de Galeras y se dirigieron a la sala donde almacenaban banderas de muchos países para exhibirlas en las diferentes visitas diplomáticas. Y tras mucho indagar la única que les convenció fue la bandera turca.

Ottoman_flag.svgImaginaros el estupor de las tropas gubernamentales que empezaban a tomar posiciones en el entorno de la ciudad al ver ondear esta bandera. El capitán general del departamento marítimo de Cartagena envió un mensaje al gobierno con las siguientes palabras: “A las seis o siete de la mañana, el castillo ha enarbolado la bandera turca”. En Madrid no darían crédito a los hechos. ¿Había caído Cartagena en manos turcas? ¿Qué diablos estaba pasando? Pero a pesar de todo, pronto quedó de manifiesto el error y empezaron a aparecer bromas al respecto. Y aquí existen varias teorías al respecto. La teoría adornada con romanticismo, que asegura que un soldado se hirió en el brazo y con su sangre pintó toda la parte blanca de la bandera (que viendo su tamaño uno llega a la conclusión de que se hubiese desangrado) y la teoría más plausible que asegura que rápidamente se mandó bordar una bandera con tela roja. Por cierto el color rojo sangre de esta leyenda se dice que fue el escogido para representar el color de la bandera actual de la comunidad autónoma de Murcia.

00712q00

Monedas acuñadas en el cantón

El éxito de la rebelión espoleó a otras en el resto de España y el problema cobró dimensiones importantes que acabaron desangrando a la república. En cuanto el gobierno tomo conciencia del problema, mandó tropas para asediar Cartagena y acabar con el foco rebelde. Y aquí se inició un asedio que duró hasta enero de 1874 y donde poco a poco el cantón fue degenerando y hundiéndose. Y es en este periodo de incertidumbre cuando surge la anécdota estrella del post.

Ante el escaso reconocimiento internacional que el movimiento cantonal había tenido y la duración del conflicto, las autoridades cantonales intentaron llamar la atención de varios países. Francia, Alemania e Inglaterra se ofrecieron diplomáticamente para mediar entre el cantón y España. Pero todas las propuestas fracasaron y el asedio se recrudeció. Ya sea por una enajenación transitoria o por un acto de desesperación, el cantón pidió a EEUU formar parte de ellos. Sí, no estoy delirando.

Ulysses S. Grant

Ulysses S. Grant

La propuesta era bien absurda aunque hay que destacar el empeño puesto por los cantonalistas. De todos modos no está muy clara la reacción de EEUU al respecto: Hay versiones que aseguran que el presidente de la época, Ulysses S. Grant no llegó ni a tenerla en cuenta hasta que EEUU la estudió pero que la rápida caída de la ciudad cartagenera en manos estatales impidió desarrollar más la propuesta.

Si nos paramos a analizar la cuestión y hacemos suposiciones, en el caso de haber sido admitida en el seno estadounidense hubiese sido un nuevo problema para España. Cartagena hubiese llegado a ser una nueva Gibraltar, un nuevo punto estratégico de la península ibérica perdido en manos extranjeras. Por suerte yo creo que para todos, la propuesta no cuajó y hoy en día podemos disfrutar de esta ciudad sin necesidad de pasaportes, visados ni burocracia aduanera.

Aun así no deja de ser curioso como partiendo del sentimiento de transformar tu región en una república federal, acabes pidiendo integrarte en un país que aunque está formado por estados, es en concepción más centralista que España.

El fin del sueño cantonal vino en gran parte ligado al fin de la primera república y ha quedado en la historia como hechos revolucionarios en una época donde como dije al principio, España era una persona con los pies y atados hundiéndose en el barro internacional.

¡Sed curiosos y hasta la semana qué viene!

Publicado en Historias de España | Etiquetado , , , , , , , | 9 comentarios