Alfabeto radiofónico


PALABRAS PARA DELETREAR PALABRAS

Alfabeto radiofónico

Tras unas merecidas vacaciones, toca volver al blog, y lo hacemos con la primera entrada de 2019.  En esta ocasión os traigo una curiosidad que os ayudará a comprender parte del vocabulario que escuchamos sobre todo en películas bélicas o cuando se deletrea alguna palabra concreta. Hoy trataremos el alfabeto radiofónico.

A todos nos ha pasado al menos una vez en la que hemos tenido que deletrear una palabra y nos hemos visto en la situación no lográbamos transmitir el mensaje con la suficiente claridad, confundiéndose letras por su similar sonido. Y es aquí donde aplicamos multitud de recursos, siendo uno de los más efectivo el decir cada letra mediante una palabra que empiece por la misma.

Si nos paramos a pensar, este sistema puede funcionar muy bien si se trata de personas que hablan la misma lengua, pero si mezclamos idiomas se puede intuir fácilmente que es difícil que funcione. Cada idioma tiene unas reglas de pronunciación y hay palabras que sencillamente son complejas de pronunciar en otras lenguas. Y en un mundo cada vez más globalizado, es algo esencial que se establezca un estándar que facilite el deletreo a nivel internacional, sobre todo para mensajes radiofónicos.

Y como os podéis imaginar, este alfabeto existe y lleva en vigor desde hace más de medio siglo. Pero veamos la evolución.

INICIOS

La aparición del teléfono y de radios que permitían la interacción a tiempo real, provocó la aparición de unos primitivos alfabetos para el deletreo de palabras. Como uno se puede imaginar, había multitud de ellos, tanto a nivel civil como militar. Incluso en ocasiones cada rama del ejército tenía su propio alfabeto, como se puede observar con los británicos durante la primera guerra mundial.

US & UK radio alphabets

Ejemplos de alfabetos radiofónicos utilizados por los ejércitos británicos y estadounidense entre la primera guerra mundial y 1956.

Pero pronto, y debido a la interacción entre diversas ramas de la vida civil y militar, quedó patente la necesidad de normalizar estos alfabetos, sin tener en principio en cuenta el que las palabras seleccionadas fuesen extrapolables y fácilmente pronunciables en otros idiomas. La primera unificación vino a manos del conocido como Comité consultatif international pour la radio (CCIR), con sede en Ginebra y que se convertiría posteriormente en la International Communication Union (ITU).

Tras algunos años de trabajo, en 1932 llevó a cabo una serie de modificaciones con el fin de buscar palabras cuya sonoridad fuese más fácilmente identificable, siguiendo las mismas en servicio hasta el estallido de la segunda guerra mundial, sobre todo en el mundo de la navegación aérea.

Curiosamente, este conflicto provocó que, por ejemplo, británicos y estadounidenses volviesen a utilizar sus propios sistemas, generalmente rescatando aquellos utilizados por sus ejércitos años atrás. Pero con la entrada de EEUU en el conflicto y la necesidad de operar en conjunto, se volvió a realizar un esfuerzo por estandarizar, en este caso tomando como base el estadounidense, conocido como Able Baker por ser estas las palabras reservadas para las letras A y B.

El mismo Able Baker seguiría usándose tras el conflicto, pero pronto se demostró que no funcionaba muy bien en otros idiomas. Así, comenzaron a pulular alfabetos específicos, como el Ana Brazil en Hispanoamérica. La falta de uniformidad favorecía el caos, provocando que diversas asociaciones elevaran a la International Civil Aviation Organization (ICAO) la necesidad de unificar los existentes alfabetos radiofónicos en uno sólo. Por cierto, es lógico pensar que sea el sector de la navegación aérea el principal en pedir esto, ya que con el auge de los vuelos internacionales, el deletreo se hizo indispensable a la hora de identificar aeronaves y transmitir mensajes.

Alfabetos radiofónicos

Ejemplo de alfabetos radiofónicos utilizados a lo largo del siglo XX. Clic sobre la imagen para agrandarla.

ALFABETO ACTUAL

La ICAO, siendo consciente de esta necesidad, a finales de los años 40, estableció una serie de pautas para elegir las estas palabras, las cuales os dejo a continuación:

  1. Ser palabras aún en uso o con sentido en cada uno de los tres idiomas considerados (Inglés, Francés y Español)
  2. Ser fácilmente pronunciables y reconocibles en la inmensa mayoría de lenguas
  3. Facilidad para ser leídas y transmitidas por radio.
  4. En el caso de ser una palabra que se escriba diferente en varios idiomas, la misma debe tener un deletreo similar y comenzar por la misma letra.
  5. Estar libre de cualquier asociación o carga simbólica (entiendo que para evitar contenido político o similar).

Y de este modo se aprobó un alfabeto de deletreo en 1952, entrando en vigor al año siguiente en el campo de la aviación civil (la militar iba aparte). Pero pese al enorme esfuerzo y tiempo dedicado al mismo, el resultado no fue el esperado. Se elevaron quejas relacionadas con la facilidad de entender y pronunciar algunas de estas palabras en condiciones no ideales.

La consecuencia inmediata fue que el alfabeto fue revisado de nuevo, teniendo en cuenta la facilidad de pronunciación en más idiomas y el resultado fue implementado por diveros organismos de aviación y telecomunicaciones antes del final de la década de los 60. A estos organismos le seguirían otros tanto civiles como la International Maritime Organization (IMO) y militares como la OTAN. El resultado es el que podéis ver a continuación y es actualmente el considerado como el alfabeto radiofónico estándar a nivel internacional:

Alfabeto OTAN

Antes de terminar, me gustaría comentaros varias curiosidades del mismo.

Lo primero, es que muy posiblemente os estéis preguntando el porqué del uso de algunas palabras en concreto. Como he señalado durante la entrada, corresponden simplemente al hecho de que son fácilmente pronunciables y entendibles en diversas situaciones y por personas con diferente lengua materna. Antes de la estandarización, las palabras podían hacer referencia a multitud de particularidades o a palabras que en su momento fueron llamativas. Por lo tanto, es complicado establecer el porqué de las mismas e incluso saber aquellas que se quedaron por el camino y que perfectamente podían haber reemplazado a las actuales.

La curiosidad más llamativa es que este alfabeto es responsable del apodo con el que se conoció a los guerrilleros norvietnamitas en la archiconocida guerra de Vietnam. VietCong (el término con el que Vietnam del sur conocía a esta guerrilla), era abreviado como VC, lo que en el alfabeto internacional corresponde a Victor Charlie. Al final, el término se quedó como Charlie y éste ganó tal fama que aún hoy en día se sigue utilizando ampliamente al tratar el conflicto.

El término Foxtrot hace referencia a una danza similar en su aspecto al vals la cual comenzó a crecer en la década de 1910 en EEUU, alcanzando su apogeo varias décadas más tarde. Tango es otro ejemplo de baile incluido en el alfabeto.

VietCong

Guerrilleros norvietnamitas que serían conocidos como Charlie debido al alfabeto radiofónico.

La palabra Zulú, la cual nos lleva directamente a la tribu guerrera del sur de África que tuvo sus más y sus menos con los británicos, tiene otro dato curioso. El huso horario militar, cuyo 0 corresponde con el meridiano de Greenwich, lleva asociada una letra para referenciarlo al mismo. Al comenzar la palabra cero por z en inglés (Zero), a este huso se le conoció como Hora Z, que en el alfabeto radiofónico sería hora Zulú. Este término, lo ha venido utilizando la OTAN desde 1994 y se puede escuchar con facilidad en muchas películas y series de ámbito militar, como por ejemplo la mítica Jag Alerta Roja. Para los que estéis interesados en ver las letras asignadas a otros husos horarios, os dejo un enlace en la bibliografía.

Por último, asociado al alfabeto radiofónico, se establecieron otros códigos como el Q y el Z, basado en combinaciones de 3 letras (y números en algún caso) por el cual mediante el deletreo radiofónico de las mismas, se pide una información en concreto ya tabulada. Esto supone un ahorro en el tiempo de comunicación e incluso puede ayudar a evitar errores.

Espero haberos descubierto una curiosidad y que a partir de ahora si tenéis que deletrear en el extranjero, utilicéis este alfabeto el cual es muy útil.

¡Nos vemos la semana que viene!

BIBLIOGRAFÍA

¿Ganas de mas? Sígueme en las redes sociales

    twitter  ivoox

 

Anuncios

Acerca de Mjolnirx

Apasionado de la historia y muy curioso.
Esta entrada fue publicada en Miscelánea y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Alfabeto radiofónico

  1. Pingback: 6 años de Trompeta de Jericó | LA TROMPETA DE JERICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s