Eugenesia y Darwinismo Social


¿JUGANDO A SER DIOSES?

Eugenesia

Esta semana os traigo una entrada que invita a la reflexión. Es el mejor ejemplo de que a veces, las ideas, pueden o bien desembocar en sacar lo peor del ser humano, o en comportamientos que hoy serían considerados como inaceptables, pero que en otra época llegaron a ser considerados hasta necesarios. Partamos de las teorías de Charles Darwin para ver a lo que se llegó:

DE DARWIN A DAVENPORT

Herbert Spencer

Herbert Spencer

Todos conocemos a Darwin y sus teorías de la evolución. Pero curiosamente, la frase de que sólo sobreviven los más aptos no procede de él, aunque es cierto que la acabó adoptando. La misma procede del filósofo inglés Herbert Spencer, quien extrapoló lo que ocurre en la naturaleza a las sociedades humanas, señalando que el mismo principio debía aplicarse para evitar que las naciones se debilitasen al tener los pobres y enfermos demasiados hijos (empezamos bien).

Esta primera salvajada procede del siglo XIX y pese a querer aprovecharse del prestigio de las teorías de Darwin, carecía de cualquier investigación biológica que la apoyase. Pero Spencer fue incluso más allá y señaló que toda ayuda del gobierno debía suprimirse para acelerar la eliminación de los inadaptados.

Pero el siguiente salto lo dio curiosamente el primo de Darwin, Francis Galton. Galton, comenzó a señalar que las sociedades podían mejorarse a través de la reproducción controlada, al estilo de los animales domésticos.

Francis Galton

Francis Galton

Esto le llevaría a señalar que el matrimonio entre los más aptos debía de incentivarse (incluso con dinero), para mejorar la raza humana. Nacía así el concepto de eugenesia, el cual queda definido por la Real Academia Española como “Estudio y aplicación de las leyes biológicas de la herencia orientados al perfeccionamiento de la especie humana”.

Las ideas de Galton fueron bien acogidas ya que en principio se basaba en “mejorar la raza humana” sin dañar a nadie. Y además al tomar a la clase dominante como ejemplo de raza a seguir, le granjeó amistades y reconocimientos de alto nivel. Pero que las clases ricas empezasen a tener más hijos de la noche a la mañana (conocido como eugenesia positiva) era difícil de realizar. En cambio, era mucho más sencillo llevar a cabo la eugenesia negativa; Esterilizar a aquellos que fuesen considerados como inadaptados o inadecuados. Galton había dado vida a algo terrible sin saberlo.

¿UNA EUGENESIA BIEN VISTA Y LEGAL?

Con el auge de la genética a principios del siglo XX (en parte debido a las leyes de Mendel), fueron diversos los genetistas que aprovecharon para promover ideas eugenésicas. El problema, es que al darle autoridad al asunto, pusieron en marcha una rueda que luego les fue casi imposible de controlar.

Charles Davenport

Charles Davenport

Y aquí aparece una figura importante y problemática: Charles Davenport. Sus opiniones serían hoy consideradas como altamente racistas, y su idea de eugenesia se basaba en el desprecio  a lo que él consideraba como razas inferiores. Sus teorías tuvieron como telón de fondo el auge de la inmigración en los EEUU a primeros del siglo XX, de modo que encontró el caldo de cultivo para ganar el apoyo de personas importantes del campo de la ciencia y la educación.

Curiosamente y he aquí otro detalle desconocido, Davenport encontró muchas facilidades a la hora de recaudar fondos para sus proyectos. Entre estas organizaciones que lo financiaron destacaron la Fundación Rockefeller, la Institución Carnegie y fondos ligados al magnate ferroviario E.H. Harriman. Llamativo cuanto menos, como detrás de todo esto estuvieron también implicadas las grandes familias del poder estadounidense.

Con el fin de daros una perspectiva de hasta el punto al que llegó el apoyo a la eugenesia, el ex presidente Theodore Roosevelt le escribiría lo siguiente a Davenport en 1913: «No tenemos por qué permitir la perpetuación de ciudadanos del tipo equivocado».

Y así llegamos al día en el que la justicia estadounidense, en una de sus decisiones, acabó dando el visto bueno a la eugenesia. Os pongo en situación.

Oliver Holmes

Oliver Wendell Holmes, juez que participó en el caso de Buck vs Bell

La Corte Suprema de EEUU estaba considerando el recurso de Carrie Buck, a la que el estado de Virginia quería esterilizar al señalar que ella, su madre e hija eran discapacitadas mentales. En 1927, en el caso conocido como Buck contra Bell (los yanquis y sus nombres), la Corte Suprema falló a favor del estado de Virginia (curiosamente con un solo voto en contra). Pero para colmo de males, el juez del caso, Oliver Holmes, llegaría a escribir lo siguiente:

«Es mejor para el mundo que en lugar de esperar a ejecutar a los hijos degenerados por sus crímenes, o dejarlos morir de hambre por su imbecilidad, la sociedad pueda impedir a los que son manifiestamente ineptos que continúen su estirpe. El principio que respalda la vacunación obligatoria es lo bastante amplio para cubrir la sección de las trompas de Falopio. Tres generaciones de imbéciles son suficientes.»

Lo que empezó como una idea de que las clases dominantes tuviesen más hijos, había degenerado en la persecución y esterilización en masa de pobres e indefensos. Veamos las consecuencias.

CONSECUENCIAS EN EEUU

Tras la decisión de la Corte Suprema, fueron muchos los estados que aprobaron programas de esterilización. En un principio iban dirigidos a reclusos y enfermos mentales, pero el término “inadaptado” había sido tan mal definido que dejaba el campo abierto a una caza casi indiscriminada.

Para apoyar sus decisiones, los eugenistas llevaron a cabo diversos tests de inteligencia para determinar quién tenía una debilidad mental y por tanto debía ser esterilizado. Pero estos tests eran una patraña. Y lo eran porque estaban fuertemente orientados a conocimientos generales y no basados en la inteligencia natural. Así que las clases más desfavorecidas, cuyo acceso a la educación era más limitado, se vieron pronto presas del sistema.

Esterilizacion EEUU

Estados de los EEUU que aplicaron programas de esterilización

Por dar números, hasta 1928 unas 9.000 personas habían sido esterilizadas en EEUU, una cifra muy inferior a la deseada por los eugenistas, los cuales estimaban en 400.000 los que debería ser esterilizados (menuda salvajada). En 1930, 24 estados tenían leyes sobre esterilización y en 1940 la cifra oficial de esterilizados y/o castrados alcanzó la nada despreciable cifra de 35.878.

Pero a la par de esto, los eugenistas también pidieron endurecer las leyes de inmigración, estableciendo un patrón de aquellas naciones deseables (países nórdicos), frente a aquellas indeseables (africanos, asiáticos, eslavos e incluso judíos). Aquí se inspirarían en el libro de Madison Grant (The Passing of the Great Race), el cual contenía una serie de barbaridades sin ningún trasfondo científico. Entre las perlas, señalaba que la decadencia de Inglaterra se debía a la «proporción decreciente de su sangre nórdica y a la transferencia de poder político desde las vigorosas aristocracias y clases medias nórdicas a los elementos radicales y obreros, ambos reclutados en gran parte del tipo mediterráneo». Por cierto, he podido leer que Adolf Hitler le escribió a Grant declarándose un admirador de sus teorías.

Madison Grant

Madison Grant y su polémico libro

¿Cómo acabó la eugenesia en EEUU? A partir de 1933, el interés por ella cayó en picado y muchos que la habían apoyado cambiaron de opinión al ver las horribles consecuencias de la misma. En 1935, un comité señaló que la eugenesia no era una ciencia y que los medios de las organizaciones ligadas a la misma «deberían dedicar todas sus energías a la investigación pura, divorciada de toda forma de propaganda y de recomendación o de promoción de programas de reforma social o de mejora racial tales como la esterilización, el control de la natalidad, la inculcación de la conciencia racial o nacional, la restricción de la inmigración, etc.».

Señalada  y con la pérdida de muchos apoyos, acababa así este experimento en los EEUU. ¿Pero y en Europa?

CONSECUENCIAS EN EUROPA

Veamos dos países.

En el Reino Unido, pese a que la eugenesia fue también discutida, nunca gozó del mismo apoyo que en EEUU. Una importante diferencia fue que el Parlamento británico rechazó los programas de esterilización. Pero eso no evitó la siguiente “perla” de Winston Churchill al respecto de los 120.000 ciudadanos británicos que los eugenistas habían considerado como débiles mentales: «deberían, a ser posible, ser segregados en condiciones adecuadas de manera que su maldición muriera con ellos y no se transmitiera a las generaciones futuras».

Eugenesia años 30

Queda patente que cuando se juega con la genética de forma descontrolada y sin un objetivo claro, pueden ocurrir cosas como acaecieron en los años 30.

Quizás, la razón principal por la que la eugenesia no caló tan hondo la encontramos en que hubo voces que desde el primer momento la criticaron por lo salvaje de sus principios.  Además rechazaron frontalmente varios trabajos de eugenistas yanquis por considerarlos poco estudiados e inexactos y a sus autores negligentes e irresponsables.

Y así llegamos a Alemania. Nada nuevo voy a añadir, salvo que los nazis aplicaron diversos programas eugenésicos. En 1933, se identificó nueve categorías de personas a las que esterilizar: los débiles mentales y los que tenían esquizofrenia, eran maníacos depresivos, estaban afectados por la enfermedad de Huntington, epilepsia, sordera, deformidades hereditarias, ceguera hereditaria y alcoholismo. Salvo por el alcoholismo, eran las mismas que habían sido definidas por Davenport y los eugenistas yanquis. Posteriormente se incluirían más categorías como muchos sabréis. Por dar algunos datos, se dice que durante el primer año, 1933, se esterilizaron 56.000 personas. En 1937, el último año en que se publicaron los registros, el total había alcanzado las 200.000 personas. Y eso sin mencionar lo que vendría después…

CONCLUSIÓN

En definitiva un episodio negro y desconocido de la historia. Hechos que nos hacen reflexionar sobre el cuidado que hay que tener con algunas ideas y el peligro de que éstas sean malinterpretadas o desemboquen en actos crueles.

Quizás lo más llamativo de todo sea el amplio desconocimiento que hay de los hechos. Curiosamente las barbaries nazis han sido anunciadas a bombo y platillo pero sin mencionar que años antes en EEUU se llevaron a cabo muchas fechorías con el supuesto objetivo de mejorar la raza humana. Y lo peor de todo, todo indica que algunos jerarcas nazis se inspiraron en las sociedades eugenésicas yanquis para llevar a cabo sus crueles experimentos.

Otro ejemplo más de lo que pasa cuando los humanos jugamos a ser dioses; Curiosamente nos damos cuenta de que somos más débiles de lo que en un principio pensábamos.

¡Hasta la semana que viene!

BIBLIOGRAFÍA

Nicholas Wade (2015), Una herencia incómoda: Genes, raza e historia humana. Editorial Ariel

¿Ganas de mas? Sígueme en las redes sociales

      https://plus.google.com/u/0/104167967113550562523/posts   ivoox

Anuncios

Acerca de Mjolnirx

Apasionado de la historia y muy curioso.
Esta entrada fue publicada en Miscelánea y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s