La CIA en España (II): Franco, ¿enemigo o aliado?


UN FRANQUISMO MUY ESTRATÉGICO

CIA ESPAÑA

Seguimos con las andanzas de la CIA de la España. Y como dije que iba a ocurrir en la anterior entrada, en esta nos centraremos en la pregunta que se hicieron los servicios de inteligencia americanos; ¿Qué hacer con Franco? Veamos.

¿DERRIBANDO A FRANCO?

Franco apoyó al nazismo. Es algo que no se puede negar. Pero también es cierto que el dictador español fue muy cauto en este acercamiento. Una cautela que le acompañaría a lo largo de la vida y le haría sobrevivir a diversos enemigos internos y externos.

Cuando en Alemania soplaban vientos favorables, miró a Berlín. Cuando el frente ruso se convirtió en un problema y a Hitler se le amontonaban los enemigos, Franco decidió mirar a los aliados, concretamente a los EEUU.

Muñoz Grandes

Agustín Muñoz Grandes, una alternativa a Franco considerada por los nazis

Este doble juego como os podéis imaginar no gustó ni a unos ni a otros. Los nazis llegaron incluso a pensar en derribar a Franco sustituyéndolo por Agustín Muñoz Grandes, el cual sería conocido por haber comandado la división azul en Rusia. El devenir de la guerra se lo impidió.

Pero entre los aliados Franco tampoco gozaba de simpatías. Encabezados por franceses y británicos, ambos veían con buenos ojos el derribar al dictador. Pero ambas naciones querían evitar el descontrol en España, pues en el fondo no deseaban ver un triunfo comunista en la Península. Esto no quita que en 1944 del sur de Francia partiese una invasión al valle de Arán (formada principalmente por comunistas) y que agentes fuesen entrenados en el norte de África para realizar acciones subversivas dentro de España. Pero a la par de estas acciones, ofrecieron jugosos sobornos a diversas personalidades del franquismo para que reconsiderasen su apoyo a los nazis.

Hagamos zoom en los británicos. Los mismos, ni se fiaban de Franco de ni sus allegados. Para ellos lo ideal sería que Franco dejase paso de nuevo a la monarquía borbónica con la cual tenían lazos más que significativos. Así que en 1947, organizaron un proyecto con el nombre en clave Relator contando con importantes personalidades de la época como el Duque de Alba, el hijo de Alfonso XIII y actual abuelo del rey actual, Juan de Borbón y militares como Kindelán, Beigdeber y Aranda. La idea era un pacto de coalición entre monárquicos y elementos moderados contrarios al régimen. Pero la idea no cuajó al no haber un acuerdo total entre las partes. Por cierto, he podido leer que Franco estuvo informado desde un principio de todos estos movimientos. Así que el caudillo poco a poco acabó con el golpe. ¿Quién le informó de estos movimientos? Todo apunta a la CIA.

Militares contra Franco

Algunos de los militares que conspiraron contra Franco. De izq a dcha y arriba a abajo: Juan Antonio Ansaldo, Heliodoro De Tella, José Solchaga, Enrique Varela (no estoy 100% seguro), Antonio Aranda, Luis Miguel Limia Ponte, Valentín Galarza y Alfredo Kindelán. Faltarían por añadir varios más, destacando a Juan de Beigbeder.

EEUU ELIGE A FRANCO

El final de la segunda guerra mundial dejó muchas incógnitas en España. Las potencias vencedoras le sometieron al ya mencionado aislamiento político y económico internacional. Pero a la par que apretaban al régimen, varias naciones llamaban a su puerta.

Y llamaban a partir de 1947 porque el inicio de la guerra fría iba a relanzar el interés geoestratégico de España ante una posible guerra entre EEUU y la URSS.

1768039_orig

Francisco Franco, dictador español entre 1939 y 1975

La CIA en este momento analiza seriamente la situación española y el entorno de poder del caudillo. Sus conclusiones se centran en que Franco goza de importantes apoyos dentro del ejército y de sectores financieros. También se dan cuenta de que la oposición al franquismo está dividida y desorganizada y que Franco a través de la policía tiene bajo control estas tentativas. Por lo tanto, apuntan que no será fácil derribarlo y que en caso de hacerlo no se tienen garantías de que el resultado pueda controlarse. Y esto con la URSS de por medio podría significar perder la influencia de España, algo que los estadounidenses no querían.

Pero Franco les ofrecía otra garantía. Y es que su ferviente anticomunismo punto a favor en las negociaciones. Los norteamericanos sabían que en caso de conflicto, el caudillo apoyaría a los EEUU pero querían ganarse su apoyo antes de que España estuviese en una situación de poder y exigiese mucho a cambio.

Así que y resumiendo, los estadounidenses querían tener bien controlada a España por su importancia geoestratégica en caso de conflicto con la Unión Soviética. Y esta seguridad se la ofrecía Franco tanto por el férreo control de país como por su exacerbado odio anticomunista. Por lo tanto se dieron cuenta de que Franco era su hombre y la CIA, creada en 1947, comenzó a tantear el terreno. No deja de ser curioso que a partir de este momento sea cuando caen las principales tentativas contra el dictador español.

Y a todo esto, ¿Qué quería Franco? Sabiéndose aislado, el apoyo norteamericano era una gran manera de romper este bloqueo, debilitar a sus enemigos y en definitiva asegurarse su permanencia en el poder. Así que una vez vista la viabilidad de esta vía, empezó a hacerse querer por los EEUU.

DIPLOMACIA

Así que una vez que los EEUU eligieron a Franco al darle éste mayores garantías, comenzaron a intentar lavar la cara del régimen (pese a jugar un poco más a dos bandas con los vascos).

Y es que el rechazo de Francia, Gran Bretaña y la Unión Soviética al franquismo (demostrado por ejemplo ante la ONU), hacía que los EEUU debiesen andar con cuidado para no mancillar públicamente su reputación apoyando a una dictadura (con el consiguiente peligro electoral en su país).

CIA SPain

La CIA comenzó a vigilar estrechamente a España para asegurarse que nada escapaba a su radar

La prensa estadounidense aligeró su presión sobre el régimen, los EEUU vetaron algunas medidas contra España en la ONU y aparecieron comentarios sobre el interés estratégico de España. El franquismo hizo también su tanto tomando algunas medidas para darle un lavado a su cara a la dictadura y presentarse como un bastión contra la URSS. Básicamente, en la década posterior a este acercamiento la principal preocupación de los norteamericanos será mantener bien amarrado al régimen de Franco con el menor coste político para ellos en el plano internacional.

¿Qué hizo la CIA? Su cometido se centró en vigilar a Franco y a su entorno para saber las verdaderas intenciones del dictador, pasar información al caudillo sobre movimientos subversivos (principalmente los ligados a los monárquicos) y fomentar una mejor imagen internacional de España. El tentáculo comenzaba a extender sus brazos.

PLAN MARSHALL

Con este plan, se conoció al préstamo de importantes cantidades de dinero a Europa y Asia. Oficialmente se buscaba recuperar a Europa de los todavía palpables efectos de la segunda guerra mundial y prepararla industrial y bélicamente en caso de conflicto con la URSS. Muy posiblemente todo fue una medida yanqui para reactivar su economía una vez que el boom bélico comenzaba a agotarse y a asegurarse el control económico del continente europeo.

Plan Marshall

Cartel sobre el Plan Marshall

Pero EEUU no incluyó a España entre los países receptores. Se dice que fue una decisión política para evitar las protestas de Francia y Gran Bretaña por apoyar al régimen. Pero lo que por un lado se negó, por otro se permitió. Y es que tanto los EEUU como Franco sabían que necesitaban los créditos norteamericanos para reactivar la maltrecha economía española. Así que a partir de los 50, EEUU señala que España puede pedir créditos, pero eso sí, con unas condiciones mucho peores que las aplicadas en el Plan Marshall.

Entre ellas, destacó la devaluación de la peseta respecto al dólar, unas mayores facilidades para la penetración de capital extranjero en España y la limitación de las competencias del Instituto Nacional de Industria. Vamos, el control de la economía española.

Con el fin de camuflar estos préstamos a la dictadura, se empiezan a vender a nivel internacional como una parte de un tratado de amistad para asegurarse el apoyo estratégico de España. Pero EEUU tiene otros objetivos; EEUU quiere bases militares en España.

UN ACUERDO DE BASES

Antes de hablar de las bases, señalar que Franco demostró un fuerte instinto de supervivencia en todo el periodo. No queriendo jugárselo todo a la carta de los estadounidenses (sospechaba que no eran de fiar), buscó el apoyo internacional del Vaticano. Y lo consiguió tras asegurarles importantes prebendas. En 1953 se firmó un concordato con la Santa Sede. De este modo Franco tenía otro pilar en el que apoyarse.

Concordato 1953

Firma del Concordato entre España y la Santa Sede. De izquierda a derecha el ministro Martín Artajo, monseñor Tardini y el embajador Castiella.

Volvamos a los norteamericanos. Sus intereses geoestratégicos le llevaron a buscar la implantación de diversas bases militares en Europa. Y España les ofrecía buenas garantías. Por un lado podían utilizar en las negociaciones el comodín del aislamiento de Franco y por otro sabían que el coste de las mismas sería mucho inferior que el situarlas en otros países. Así que para complementar los créditos solicitados por Franco, EEUU pidió la inclusión de estas bases en suelo español.

Pero estas negociaciones no fueron fáciles. Dentro de España algunos sectores se opusieron a ellas, principalmente la iglesia y algunos militares. La primera porque veía que era redimirse a un país protestante y los segundos o bien porque aún tenían presente la guerra de 1898 o bien porque sabían que las condiciones de los EEUU convertirían a España en un país satélite. Franco, sabiendo que este tratado sería el espaldarazo definitivo a su régimen, luchó activamente para acallar estas voces, consiguiéndolo.

Truman Eisenhower

Harry Truman (izq) y Dwight Eisenhower (dcha), dos figuras que también jugaron su papel en el interés de EEUU en España. El primero mostrando rechazo a negociar con la dictadura española y el segundo facilitando las cosas.

Pero en EEUU tampoco las cosas fueron fáciles. El presidente Harry Truman mostró su rechazo a colaborar con la dictadura e incluso algunos medios publicaron escritos señalando que se estaba negociando con un país que se había aliado a los nazis hacía menos de una década. Os dejo con uno de estos artículos aparecidos en el New York Times en 1951:

“Esto [las negociaciones] constituye el mayor fraude de la política exterior norteamericana para con los deseos de nuestros principales aliados, e implica un problema que durante quince años ha dividido a la opinión pública norteamericana como ningún otro lo ha hecho en nuestra historia. ¿Son mayores las ventajas militares prácticas de un acuerdo con España que las desventajas políticas y militares? Habiendo afrontado la mayor guerra de la historia para derrotar al fascismo, ¿es la nuestra una situación tan desesperada como para hacer de un régimen fascista uno de nuestros aliados? … Uno de los nítidos hechos con los que los americanos han de encararse es que, si seguimos adelante con estas negociaciones, estaremos ayudando a perpetuar a Franco en el poder mientras viva y le interese permanecer como dictador de España. Esa será nuestra responsabilidad ante la historia.”

Pero pese a estas displicencias, los intereses militares ganaron. Truman sólo consiguió retrasar un poco las negociaciones, algo que se agilizó con la llegada a la presidencia de un militar, Eisenhower. Franco, muy interesado en los acuerdos, supo gestionar esta incertidumbre aunque sabía que debería aceptar casi cualquier acuerdo que le pusiesen sobre la mesa. Como ocurrió.

Al final, el 26 de septiembre de 1953, se firman en Madrid 3 acuerdos de colaboración. Los norteamericanos se las apañan para que los mismos no tengan que pasar por sus cámaras representativas, las cuales no eran favorables al acuerdo. Los acuerdos incluyen el permiso para establecer bases navales y aéreas en suelo español (antecesoras de Rota, Morón, Torrejón y Zaragoza), así como otras complementarias.

Bases aereas EEUU

Bases aéreas “de utilización conjunta” establecidas en los acuerdos y utilizadas por los estadounidenses

Franco recibiría material militar (principalmente de desecho otros conflictos anteriores), ayuda económica (unos 226 millones de dólares en total) y respaldo internacional. A cambio tendría que permitir el establecimiento de bases yanquis, un mayor control sobre su economía y una interferencia en sus asuntos de estado. Básicamente España se convertía en un país satélite.

Tras la firma, un Franco exultante exclamó: «¿Podríamos con nuestros propios medios, sin colaboración exterior, asegurar a nuestra nación contra la agresión comunista?». Y remacha: «Al fin he ganado la guerra».

Pero había otro punto en los acuerdos. España debía aceptar todo el personal estadounidense como miembro de la Embajada. Por decirlo de otro modo, Franco le había abierto a la CIA las puertas de par en par. Y las injerencias de esta agencia comenzaremos a verlas en la próxima entrada.

¡Hasta la semana que viene!

Lee otras entradas sobre la CIA en España

BIBLIOGRAFÍA

¿Ganas de mas? Sígueme en las redes sociales

      https://plus.google.com/u/0/104167967113550562523/posts   ivoox

Anuncios

Acerca de Mjolnirx

Apasionado de la historia y muy curioso.
Esta entrada fue publicada en Historias de España, La CIA en España y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s