Revolución Francesa (I): Introducción


UN POLVORÍN A LA ESPERA DE LA MECHA

REVOLUCIÓN FRANCESA

Antes de iniciar la entrada, me gustaría disculparme por no haber escrito la semana pasada. Motivos personales me apartaron de mis quehaceres con el blog, pero esta semana vuelvo a la carga.

Hace ya algún tiempo que vengo preparando una serie de entradas dedicadas a la revolución francesa. Mi intención no es hacer un estudio detallado, sino más bien dar unas pinceladas sobre este tema tan atractivo aún en el siglo XXI. Y es que los sucesos que se desataron en 1789 nos siguen inspirando, fascinando y horrorizando.

Serán unas cinco entradas que harán zoom desde las causas de la misma hasta las consecuencias y los cambios que produjo. Espero conseguir captar la esencia de esta revolución y despertaros el gusanillo por ella.

Pero como todo hecho histórico, existe un inicio que lo marcó. Y la entrada de hoy va a indagar sobre el estado y la sociedad francesa antes del inicio de la revolución.

FRANCIA EN 1780

Una de las primeras cosas que llaman la atención sobre la Francia de la época es su gran demografía. Con aproximadamente 28 millones de habitantes, era el país del oeste europeo más poblado (España tenía unos 10 millones y Reino Unido unos 7). Pero gran parte de este boom demográfico lo encontramos a lo largo del siglo XVIII. He consultado varias fuentes y las cifras suelen indicar que la población aumentó entre 5 y 7 millones en apenas 80 años (lo que viene a suponer un aumento del 30%, una barbaridad). Esta demografía sería muy importante a lo largo de toda la revolución y a lo largo de Europa dirigida por Napoleón años más tarde.

A modo de curiosidad, París se estima que contaba con unos 650.000 habitantes, lo que venía a significar que 1 de cada 40 franceses vivían en la capital. En la actualidad, esta cifra es de 1 de cada 7, lo que viene a remarcar el carácter centralista de la población respecto al núcleo del país. Pero no sólo eso, salvo en el caso de otras ciudades importantes como Lyon, Marsella y Burdeos, 1 de cada 40 nos indica que la sociedad de la época aún vivía principalmente en el campo (alrededor del 85%). Queda patente esta desconexión con la capital.

francia 1780

Francia en 1780. Fuente: Geacron.com

Y es que este carácter rural es muy importante para entender la distribución de estamental de Francia. La mayoría de la población vivía de lo que se conoce como economía de subsistencia, con los riesgos asociados de que hubiese una mala cosecha. Además como detallaré después, debían pagar una parte de sus cosechas a los señores feudales los cuales controlaban la tierra.

La economía feudal mencionada se complementaba con el auge comercial de algunos puertos del Atlántico como Nantes, La Rochelle y Burdeos. Éstos enfocaron sus actividades al comercio con las colonias de ultramar fundamentalmente del Caribe.

luis xvi

Luis XVI, el monarca de la época

Pero a nivel interior nos encontramos un caos económico-administrativo. Cada región tenía sus aduanas, sus divisiones administrativas y códigos judiciales distintos.Aunque se intentaba imponer el francés como única lengua, el mapa lingüístico francés era de nuevo variado (por ejemplo además se hablaba bretón, provenzal, alemán…). Esta falta de uniformidad hacía muy complejo dirigir el país e incluso establecer una economía entre regiones, lo que venía a dificultar el auge de la burguesía.

Por último, cabe preguntarse qué unía a los franceses o que tenían en común la mayoría. La respuesta la encontramos en la religión. Se estima que un 98% de la población profesaba de alguna manera u otra el catolicismo. El otro 2% lo copaban sobre todo judíos y protestantes, los cuales eran perseguidos en más una ocasión.

Pasemos ahora a analizar la distribución estamental de la época.

LOS 3 ESTADOS DE LA SOCIEDAD

¿Cómo se dividía la sociedad francesa? A la cabeza encontramos al monarca, cuyos poderes absolutos se pensaba que habían sido otorgados por la gracia de Dios. Pero para poder ejercer su poder, los monarcas se rodearon de tres estados principalmente. A cambio de privilegios a algunos de ellos, éstos se encargaban de los asuntos del país y de apoyar al rey cuando éste lo necesitase.

CLERO

El primero de ellos era el clero. Se estima que contaba con alrededor de 140.000 personas, lo que supone un 0,5% del total de la población de la época. Si hacemos zoom, había alrededor de 26.000 monjes, 55.000 monjas, 40.000 sacerdotes y 19.000 curas. De todos ellos, unos 3.000 pertenecía al alto clero y tenían origen noble.

cardenal de Rohan

El Cardenal de Rohan, uno de los arzobispos más ricos y poderosos de la Francia de la época.

Y es que como podéis imaginar, el propio clero se dividía en función de la riqueza y el parentesco. Pero esta distribución no era homogénea en el país galo. En el oeste francés (sobre todo en Bretaña), la concentración de sacerdotes y el porcentaje de población practicante era mucho mayor. Esto se pudo constatar de forma terrible durante la propia revolución. En el sureste por el contrario, las condiciones del clero eran más duras y esto provocaba que menor población se dedicase a servir a Dios. Ya sea por esto o por la influencia protestante, un menor número de personas eran practicantes.

Pero, ¿de dónde venían los ingresos del clero? La iglesia poseía alrededor del 7% de todo el suelo urbano y rural del país, generalmente de alto valor. Su control le permitía aplicar impuestos y arrendarlo, ganando dinero y porcentajes de las cosechas producidas. Pero además algunos terrenos por pertenecer a territorios con privilegios especiales, también podían recibir ayudas extras por parte del estado. Además no pagaban impuestos y se regían por sus propias reglas judiciales independientes del resto.

Una pregunta que los historiadores se hacen es si la iglesia devolvía a la sociedad estos privilegios que recibía de ella. Aunque hay disparidad de opiniones, sí que se afirma que su labor más importante era en el campo de la educación.  Aunque el porcentaje de población que sabía leer y escribir era bajo, mucha de ella aprendió a leer y a escribir gracias a la educación aportada por el bajo clero, el cual estaba muy alejado del alto clero (como todavía ocurre en la actualidad).

NOBLEZA

Pasemos ahora a la nobleza, la cual era considerada como la élite de la sociedad del momento. De ella salían la mayoría de ministros, intendentes y oficiales del ejército (un 90% del total de los oficiales procedía de ella). Se cree que en total rondaban las 125.000 personas, valor similar al del clero.

marqués de Lafayette

Marqués de Lafayette, uno de los nobles militares más famosos de la época.

La nobleza también se subdividía en categorías. Encontramos por un lado la “Noblesse d’épée” (nobleza de espada), ligada a los asuntos militares y la “Noblesse de robe” (nobleza de toga) ligada a la administración y la justicia del país. A su vez se subdividía en función de su riqueza, teniendo los conocidos como grandes nobles (ligados al palacio de Versalles) y la nobleza rural.

¿De dónde venían sus recursos? Pues la mayoría de la posesión de las tierras, valor que rondaba el 30% de todo el suelo del país. Esto les permitía poder aplicar impuestos sobre sus vasallos ya sea dinero o productos del campo. Muchos nobles también contaban con privilegios especiales por parte de la corona, como el derecho de caza y monopolios. Pero quizás lo más importante era el hecho de que por su condición no pagaban impuestos.

Resulta cuanto menos llamativo observar como el feudalismo seguía bien enraizado en Francia. El señor feudal controlaba a sus vasallos, los cuales le debían sumisión y el pago de impuestos. A cambio, supuestamente el señor feudal debía protegerlos tanto física como económicamente. Pero al contrario que con el clero, se piensa que la nobleza realmente no devolvía a la sociedad lo que recibía de ella, generando un resentimiento importante hacia ella.

Antes de pasar al siguiente, una cosa que resulta llamativa es el rechazo de la nobleza más acomodada a tareas como la producción de manufacturas, el comercio y la banca. Estas tareas solían ser consideradas indignas para su estatus social y recaían en manos de miembros de la burguesía.

EL TERCER ESTADO: LOS NO PRIVILEGIADOS

Vayamos al último de los estados, al cual pertenecía aproximadamente el 99% de la población. Aunque es cierto que una gran mayoría del mismo lo formaban granjeros y agricultores, en este grupo también se englobaban  banqueros, comerciantes y otras profesiones liberales. Por lo tanto, podemos encontrar miembros cuya riqueza podía y era mayor a la de algunos miembros de la nobleza, sólo que su estatus no estaba respaldado por un título nobiliario.

Y en este grupo de personas tenemos que hacer zoom si queremos entender la revolución francesa.

third estate

Sátira del tercer estado cargando con el clero y la nobleza

El aumento de la población trajo consigo la necesidad de mayor producción e importación de productos, algo que ayudó a tejer una red comercial en el país. Al estar mal vistas algunas de estas actividades por los estamentos privilegiados, su aparición y desarrollo cayó en manos de la conocida como burguesía. Ésta, empezó a amasar una fortuna considerable y a cada vez pedir más protagonismo en la sociedad de la época.  Por dar números, de posiblemente 700.000 miembros acaudalados en 1700, se pasó a unos 2.3 millones en 1780.

Pero la rigidez estamental del momento le impedía su ascenso social. Y aquí surgieron dos tendencias. Por un lado algunos burgueses empezaron a adquirir títulos nobiliarios a cambio de dinero, pero esta compra estaba limitada a ciertos puestos. Los altos cargos seguían siendo copados por las grandes familias nobiliarias.

Por el otro, esta burguesía empezó a ver que por la vía de la compra de títulos no iba a llegar pronto a establecer su poder e influencia. Además la falta de uniformidad interna le impedía poder comerciar libremente o establecerse en regiones controladas por los señores feudales. Por lo tanto y en mi opinión empezó a desestabilizar el país. Creo que consiguió agrupar el descontento social  y canalizarlo en un estallido que al final la acabó catapultando a las altas esferas de la sociedad. Es cierto que la crisis de Francia, sumada al inmovilismo de sus estamentos privilegiados, ayudó a crear el clima necesario para el estallido definitivo.

burguesía

La burguesía, relacionada con el auge posterior del capitalismo

Pero eso vendrá en otra entrada. En la próxima analizaré la influencia de los conocidos como ilustrados y avanzaré hasta los hechos que desembocaron en el estallido de julio de 1789.

¿Quieres leer más sobre la revolución francesa?

Entradas sobre la revolución francesa

BIBLIOGRAFÍA:

McPhee, Peter. The French Revolution. Melbourne University Publishing (2015)
Curso MOOC de Coursera: The French Revolution
Bolinaga, Íñigo. Breve historia de la Revolución Francesa. Nowtilus (2014)

 

¿Ganas de mas? Sígueme en las redes sociales

      https://plus.google.com/u/0/104167967113550562523/posts   ivoox

Anuncios

Acerca de Mjolnirx

Apasionado de la historia y muy curioso.
Esta entrada fue publicada en Revolución Francesa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s