La alegoría de la caverna: Pasado y presente


A veces por muchos siglos que pasen uno se acaba dando cuenta de que son numerosas las cosas que no cambian. Sí, nuestra tecnología y medios de vida son muy distintos a los de hace 2.000 años, pero muchos razonamientos y teorías permanecen inmutables y fácilmente extrapolables se mire cuando se mire.

Y de toda la amalgama en la que se podía elegir, he escogido una que originaria de unos filósofos archiconocidos, su olvido a la par que su actualidad son razones más que suficientes para que la traigamos a la portada. Atentos los conspiranoicos porque lo que vais a leer os va a resultar llamativo.

platon-socrates

Platón y Aristóteles

Sócrates y Platón son una dupla considerada fundamental en muchos rincones de este planeta. No sólo por sus teorías y sus razonamientos, sino por el gran prestigio que se les dota. Es más, y para demostrar la importancia de al menos uno de ellos, los filósofos que precedieron a Sócrates han sido denominados en la historia como Presocráticos (un lujo del que muy pocos gozan).

Pero de todos y sus variados razonamientos el que más me llamó la atención en el pasado y más lo hace en el presente es “La alegoría o mito de la caverna”. Sócrates lo explicó y Platón, como buen discípulo le dio forma y estilo en sus escritos. Se basa en la combinación de un potente simbolismo con una evolución que partiendo de un pesimismo atroz desemboca en un camino racional bordado en la esperanza y con el sacrificio como compañero de aventuras. Veamos la alegoría y lo que podemos hoy aprender de ella.

LA ALEGORÍA

La alegoría (algunos señalan que es incorrecto denominarla mito), es en sí una explicación metafórica del estado del conocimiento del ser humano. Y esta idea del conocimiento es capital a la hora de entender todo el proceso. Se basa principalmente en varias partes:

cavernaInicialmente debemos suponer una caverna, que viene a significar una especie de prisión. En ella, al final se encuentran unos prisioneros encadenados desde su nacimiento de modo que sus cabezas apuntan hacia una pared y que no pueden girarlas debido a los grilletes que portan. Estos prisioneros son para Sócrates la mayoría de la población, a la que considera prisionera y esclava de su falta de conocimiento. En el propio concepto de prisionero va implícito una culpa al propio individuo, pues parte de sus cadenas se las autoimpone él mismo al aceptar todo lo que ve por realidad y no hacer un razonamiento que busque su “civilización” (en parte por dejarse llevar por los placeres de la vida).

¿Y qué hay en esa pared a la que los prisioneros miran? Ellos creen que ven la realidad, pues observan unas formas que se mueven y como son las únicas cosas que han visto desde que nacieron, consideran que es la verdad. ¿Pero que son esas figuras?

Para adivinarlo hay que mirar detrás de la masa prisionera. Allí vemos unas figuritas que iluminadas por un fuego, son movidas por otras personas. Es decir, tenemos un conjunto reducido de personas que utilizan un fuego para que su resplandor haga reflejar el movimiento de sus figuras contra la pared a la que miran permanentemente los esclavos. Por lo tanto, lo que estos ven no es la realidad, sino una serie de sombras que proyectan unos objetos que realmente no ven. Además de ser prisioneros por las cadenas que se autoimponen, lo son porque lo que observan cada día no es más que una mentira sujeta a los intereses de unas personas. Triste pero fácil de entender. ¿Y quiénes son estar personas? Aunque la alegoría no da nombres concretos, se refiere indirectamente a que son grupos de poder a los cuales le interesa que la masa sea inculta (esclava) para poder manipularla a su antojo.

Pero imaginemos ahora que un esclavo es capaz de quitarse sus propias cadenas y de darse la vuelta. ¿Qué vería? Pues que ha estado creyendo durante toda su vida en una mentira. Se daría cuenta de su inmenso error y sufriría un shock emocional que le haría replantearse muchos aspectos de su vida. Pero Sócrates y Platón no acababan aquí, pues hubiese sido un final poco heroico e instructivo y hubiese contribuido a que mucha gente prefiriese no saber la verdad con tal de no sufrir ese shock. Señalaron que el siguiente paso una vez haberse recuperado del choque y cogido fuerzas debería consistir en mirar (utilizando la razón) más allá de las figuras.

el-solSi miramos más allá de ellas y del fuego, en todo lo alto llegaremos a la salida de la caverna, donde está el mundo real y existe un Sol que metafóricamente se relaciona con “la verdad”. Representa el conocimiento más puro, algo que realmente libera al hombre de todas sus ataduras de conocimiento y que le permite llegar a un estado de desarrollo superior. Pero para salir de la caverna hay que escalar grandes pendientes metafóricas, que vienen a representar un duro esfuerzo racional y una perseverancia que haga que realmente llegues allí. Y señalar otra cosa importante, a esta salida no llega cualquiera, sólo aquellos que lo merecen. Incluso los que mueven las figuras dentro son esclavos a su vez de la caverna, sólo que ellos no lo saben. Y el no saberlo es el mecanismo más potente que hace a un esclavo serlo pues en cuanto uno sabe de su mala situación surgen en el interior unas fuerzas de lucha y cambio.

caverna1

Simbolismo de la alegoría

Y una vez haber recibido “el baño” de este Sol, ¿qué toca hacer? Sócrates y Platón creen que moralmente el individuo debe volver a la caverna y usar sus energías para que otros individuos puedan a su vez arrancar sus cadenas e iniciar el proceso de salir al Sol.

Pero esto es lo más difícil de hacer, más incluso que el camino de ascender a la salida. ¿Y por qué? Porque mientras la subida se basa en una lucha individual y racional como individuo, la bajada consiste en tratar con numerosas personas que no creen estar siendo engañadas. El factor grupo hará presencia y ante las aseveraciones de aquel que volvió del Sol, es posible que los otros piensen que está loco y le muestren hostilidad pues a nadie le gusta que le digan que es un esclavo y que vive engañado.

Además, la alegoría hace otra metáfora al señalar que la persona que vio el Sol volverá cegada a la cueva y su oscuridad le parecerá aún mayor, por lo que ya no será capaz de ver con propiedad lo que le rodea. Por lo tanto requerirá de una excelente fuerza interior para predicar su mensaje y a la vez soportar el rechazo del resto de la caverna. Aquí es posible que algunos desistan de su función “despertadora” y prefieran aislarse, pero uno no debe olvidar que se debe imponer como norma moral el seguir intentándolo. Y según Sócrates y Platón hay que intentarlo porque los beneficios en caso de éxito serán enormes en la sociedad.

Así muy resumido esta es la alegoría y su mensaje creo personalmente que es claro. Busca despertar en nosotros unas energías de no dar por sentado todo lo que vemos y de luchar por la elevación del individuo lo que repercutirá seguro en una elevación de la sociedad. Al mismo tiempo reconoce los peligros y dificultades de este método, pues sabe que choca frontalmente contra las ideas preestablecidas.

Adaptación del siglo XVII sobre la alegoría de la caverna

Adaptación del siglo XVII sobre la alegoría de la caverna

LA CAVERNA EN EL SIGLO XXI

Muy posiblemente conforme ibais leyendo las explicaciones de la alegoría se os venían a la cabeza multitud de ejemplos que encajaban en la actualidad. Y si os paráis a pensar la mayoría de ellos vienen de ese poder fáctico que son los medios de comunicación.

Y que conste que no estoy admitiendo que todo los que nos llega de ellos es manipulación o basura, pero sí es cierto que diariamente somos bombardeados con una ingente de cantidad de información sin valor que nos hace perdernos en ella y en multitud de ocasiones nos despista de lo importante.

Pan y circo en su máxima expresión. En este caso los que mueven las figuritas son los poderes que controlan la economía (y aquí no voy a especificar más). Nuestro mundo actual se caracteriza por tener un fortísimo componente financiero y éste controla gran parte de nuestras vidas al reducirse todo al componente monetario. Por lo tanto la economía es un mecanismo de control en manos de estos individuos y lo seguirá siendo dócilmente mientras nosotros, sus “esclavos” sigamos mirando distraídos las figuritas que nos muestran.

platonorwellEstas figuritas yo las relaciono principalmente con el bombardeo mediático actual. Éste nos hace consumir nuestras energías con polémicas absurdas utilizando por ejemplo con mucha profusión los deportes y prensa rosa (que por cierto muchas veces cuesta encontrar la diferencia). Mientras uno discute sobre la vida privada de personas que no deberían tener semejante “renombre”, mantenemos nuestras mentes distraídas de los verdaderos problemas y permitimos que nos aprieten hasta extremos insospechados. A veces resulta absurdo (y aquí desgraciadamente debemos incluirnos todos), cuando ante medidas realmente injustas tendemos a obviarlas o incluso rebajar su dureza social y en cambio exageramos las más absurdas anécdotas sin importancia. Es por eso que Sócrates señalaba que muchas veces las cadenas nos la ponemos nosotros mismos y en multitud de ocasiones las exhibimos hasta con un orgullo lamentable.

254439_4695488553360_1259191727_nPero el proceso racional de salir a la caverna sigue afortunadamente todavía en nuestras manos. Ahora, no es un paso sencillo y como todo en esta vida requiere esfuerzo. Pero ¿no son acaso las recompensas que implican esfuerzo las que mejor se saborean? Para el primer paso de quitarnos las cadenas creo que bastaría con evitar juicios de valor inmediatos de toda aquella información nueva que oímos. Así será más difícil caer en la manipulación y nos generará una barrera defensiva muy útil.

El siguiente paso es leer/escuchar mucho y de muchas tendencias. Esto nos generará riqueza de conocimientos y de nuevo otra barrera ante la manipulación. Internet, aunque también está muy poblado de basura, aún guarda rincones muy enriquecedores. En el propio proceso de búsqueda de estos rincones uno irá madurando y escalando hacia la salida de la caverna. Será un proceso largo y duro, con muchos sin sabores, pero estoy seguro de que nos hará sentirnos orgullosos de nosotros mismos.

Y una vez alcanzado el Sol descrito por Sócrates y Platón, no se nos debe olvidar utilizarlo para iluminar a aquellas personas que nos rodean. Muchas preferirán seguir encadenadas, pero otras se quitarán así mismos los grilletes e iniciarán el camino hacia su descubrimiento personal. Sólo así podremos progresar como personas y por último como civilización.

¡Hasta la semana que viene!

Anuncios

Acerca de Mjolnirx

Apasionado de la historia y muy curioso.
Esta entrada fue publicada en Propaganda y manipulación, Reflexión/Filosofía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s