Las reflexiones de un artista


A lo largo y ancho de este mundo existen muchos artistas que con unas simples imágenes saben retratar aspectos profundos de la vida del ser humano. De todos ellos, hoy voy a tratar el trabajo de uno en especial, un polaco llamado Pawel Kuczynski. Algunos de sus trabajos me impresionaron gratamente y creo que deben de ser conocidos por todos, ya que sus imágenes ayudan a reflexionar y a plantearnos cosas del mundo que nos rodea. Aunque aquí sólo voy a comentar algunas imágenes, posiblemente le dedique una segunda entrada. Así que, cojamos el traje de buceo, pues toca inmersión dentro de uno mismo.

El círculo vicioso de la historia

satiric4Antes de tratar este tema, quiero dejar claro que no me refiero a ninguna ideología en concreto por mucho que uno pudiese pensar otra cosa (ya que la estatua de la foto es de Lenin), pero lo que sí está claro es que hay periodos históricos que en sí son fotocopias de otros pasados. Los líderes y regímenes se van sucediendo unos a otros con la particularidad de que aunque el nombre y la idea general sea distinta, al final las características son las mismas. Pedimos una idea, el regreso de alguien en concreto, y luego a la mínima pedimos que ruede su cabeza, demostrándonos que realmente pedíamos algo sin saber las consecuencias que tenía (y unas generaciones más tarde volvemos a pedirlo). Algunas personas para referirse al pasado y criticar el presente, señalan que con tal líder o régimen ciertas cosas no pasaban, como vanagloriando a una persona que estoy seguro que realmente si volviese al poder sería tachada como lo peor. Si nos centramos en el caso de la imagen de Lenin, el deseo a su figura y sus ideas ha ido pasando de una exaltación máxima, a un olvido o persecución. Y esta situación parece ser que se va repitiendo con el paso del tiempo. Muy posiblemente sigamos rescatando ideas del pasado justificando de paso su utilidad en el presente, pero posiblemente no seamos capaces de darnos cuenta de que las características que permitieron en el pasado su implantación, puede que hoy en día sean inviables. Pero esta ruleta seguirá girando y repitiéndose a lo largo de toda la historia.

Red de aislamiento social

satiric6Las redes sociales son a día de hoy una de las herramientas más utilizadas por cada uno de nosotros día a día con el fin de ponernos en contacto con muchas personas. Pero si algo no deja de resultar curioso es que la función de acercamiento de la gente conlleva aquí un aislamiento general del mundo que nos rodea. Hay ocasiones en las que uno pasa más tiempo hablando con una persona a través del móvil o del ordenador que en cara a cara, aún cuando ambas personas viven en la misma ciudad y tienen tiempo de sobra para quedar y verse. Además, este “acercamiento” no es para nada real, pues como por ejemplo pasa con Facebook, uno se acerca a información sobre hechos que le han ocurrido a otra persona, pero realmente no nos conecta con ella. Por lo tanto se crea un pseudo vínculo de amistad en el cual las personas realmente son extraños. Y ya puede tener uno miles de amigos en la plataforma, que a la hora de la verdad, casi en su totalidad serán personas extrañas sin apenas o ningún contacto real. Lo que para finalizar querría decir, es que como todo en la vida, abusar es malo. Y hay que tener claro que las redes sociales acercan información sobre las personas, pero con el uso generalizado actual, realmente se está consiguiendo alejarlas, ya que ninguna red social puede superar a una conversación cara a cara.

¿Quién es realmente el enemigo?

satiric12Aunque la foto en sí pueda ser suficiente, me llama mucho la atención el gran paralelismo que asume con la vida real. El utilizar dos animales antagónicos viene a reflejar la lucha o la necesidad de un enemigo al que cazar con el fin de justificar la situación que padecemos y en muchos casos se traduce en una mera excusa con el fin de justificar nuestra existencia. El gato en este caso, ve un ratón, su enemigo, sobre el cual fija toda su atención, olvidándose que ese “enemigo” no es más que un títere de otro enemigo mayor el cual ha acabado por dominar al propio gato. ¿Y qué parecido puede tener esto con la realidad? Pues mucho más de lo que a simple vista pudiese parecer. El ejemplo más claro lo encontramos con los políticos. Diariamente despotricamos sobre ellos, alegando que son los causantes de todos los males del país y que si se les cortase la cabeza todo mejoraría. Aunque puede que esto en algunos casos pudiese ser cierto, tendemos a olvidar a las personas que permiten a los políticos llegar a donde están. Ya sean banqueros, financieros, presidentes de grandes empresas o personas con mucho poder e influencia, éstos con su dinero y poder eligen al político que más le interesan, lo moldean a su gusto y luego mediante los medios de comunicación (los cuales controlan) nos lo presentan como una apetecible y necesaria opción para dirigir las riendas de un país. Aunque si bien es cierto que la banca ha quedado muy desprestigiada con la última crisis, está claro que los políticos siguen siendo el blanco favorito de la población. La diferencia está, en que el político si puede saber que él está bajo la influencia de estas personas influyentes, pero nosotros no solemos darnos cuenta de que estamos bajo la influencia de ellas. Y es que esto me recuerda a una frase de uno de estos ricachones el cual señaló: “Dadme el control del dinero, y no me importará quien haga las leyes”. Así que antes de despotricar contra aquellos enemigos que nos presentan, párate a pensar en quien es realmente la persona que mueve los hilos de todos nosotros y de lo que nos rodea.

Pan y circo

satirical-art-pawel-kuczynski-11La máxima romana de “Pan y circo” ha sido algo tenido muy en estima por muchos gobernantes a lo largo de la historia. Si el pueblo tenía comida y entretenimiento, era muy difícil que se sublevase. Pero el problema surgía si empezaba a fallar alguno de ellos. Si se acababa la diversión, las personas empezarían a dedicar ese tiempo a pensar sobre lo que les rodea, y esto solía repercutir negativamente en los gobernantes, a los cuales les preocupaba lo que pudiese resultar de estas disertaciones. Y si faltaba el alimento, la persona por sobrevivir era y es capaz de todo. Y con todo se incluye el romper si hace falta las barreras sociales que en muchos casos marcan el límite de nuestras acciones. Una persona por conseguir alimento es capaz no sólo de robar, sino de matar, asaltar edificios… Puede decirse que pierde el miedo y todo lo demás se subordina al hecho de sobrevivir. Por lo tanto un grupo de personas hambrientas es una bomba con un temporizador. Si nadie la quita, ésta acaba explotando y llevándose todo por delante. Si no me creéis, fijaros en el caso de la revolución francesa. Aunque está claro que todo había sido planificado con mucha anterioridad por diversos intereses en la sombra, el estallido se produjo cuando hubo una gran hambruna al perderse las cosechas.

Haciendo un paralelismo con España, cuando uno ve el número brutal de parados es altamente improbable que todas esas personas no encuentren ni dinero ni recursos para sobrevivir. 5 millones de personas sin recursos son 5 millones de bombas que en caso de detonación pueden paralizar un país y provocar un caos tremendo. Ya sea en economía sumergida, o viviendo de las ayudas de los familiares, estas personas pueden ir tirando a pesar de haber reducido su calidad de vida con creces. Aún así resulta lamentable el estado de muchas personas en nuestro país al tener que sobrevivir con cantidades irrisorias mientras hay personas que abusan y despilfarran cantidades ingentes de dinero.

Nuestro mayor enemigo, ¿uno mismo?

satiric18Aunque la foto en sí puede tener múltiples interpretaciones, creo que casi todos coincidiremos en la misma. Aquí hay varios elementos clave: Por un lado el muro el cual nos aprisiona, nos encierra y nos impide ser libres. Por otro lado la escalera, el instrumento con el que podemos superar la barrera y ser “libres”, y por otro lado el fuego o la necesidad de calentarse para sobrevivir. El mensaje es atroz, y viene a mostrar como a veces nosotros mismos por pensar en el presente o por tener pequeñas miras, hipotecamos nuestro futuro o acabamos condenándonos a vivir “presos” toda la vida. Evidentemente ante una mala situación, uno tiende a vivir en el presente, pero es triste que esto ocurra incluso en los mejores momentos. Esto nos puede ocasionar grandes frustraciones que provoquen un amargamiento general de la persona y de su vida. Generalmente tendemos a buscar culpables de nuestra situación en lo que nos rodea. Que si el jefe tal, que si el vecino, que si… Una buena reflexión nos podría ayudar a ver que en algunas ocasiones somos nosotros mismos los que nos complicamos la vida y los que con nuestras acciones nos autocondenamos a vivir en una situación que nos desagrada y nos empeora el ánimo. Y como un servidor cree que todo está conectado, sería interesante analizar la situación de cada uno desde enfoques tan variopintos con el fin de descubrir variables nuevas que no considerábamos antes y que tienen una influencia importante. Sólo así es posible que dejemos de destruir nuestra escalera, y que con un poco de esfuerzo algún día seamos capaces de llegar a lo alto y mejorar nuestra situación.

El dinero por encima de la salud

satirical-art-pawel-kuczynski-14Parte de los problemas más acuciantes en el mundo occidental (los cuales cada vez tienen más importancia), están relacionados con la salud. Y aquí entran en juego los hábitos de una persona y especialmente los alimenticios. Da igual que la sociedad sea cada vez más obesa, que las bebidas y alimentos llevarán más azúcares y otras porquerías con el fin de enganchar al cliente y de convertirlo en dependiente de un producto. Y por mucho que pinten los productos como light, bajos en azúcares o grasas, al final uno acaba observando que esos productos son de todo menos sanos. Las propias empresas fabricantes lo saben, pero para ellos el dinero prima sobre la salud. Y si uno no cae en esos productos por sí mismo, para eso está la publicidad que se encargará de modelar al consumidor con eslóganes poderosos y relacionando el éxito en la vida con el consumo de su producto. Y si esto no fuera poco, muchas veces la propia presión social que sufre uno puede ayudar a acabar consumiendo estos productos (por ejemplo tabaco en el trabajo). Hay que tener muy claro que el consumir ciertas porquerías no va a provocar el éxito absoluto, sino más bien un empeoramiento a la larga de la salud y un deterioro de la calidad de vida.

Espero con estas imágenes haberos ayudado a reflexionar un poco más y que os haya motivado a pensar de un modo distinto, mucho más adaptado a la realidad.

Anuncios

Acerca de Mjolnirx

Apasionado de la historia y muy curioso.
Esta entrada fue publicada en Reflexión/Filosofía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s