Mapas, proyecciones e historia


imagesTras mucho meditar el tema de esta semana, decidí escribir sobre un asunto muy cotidiano pero que no deja de ser curioso por todas las interpretaciones que tiene, ha tenido y puede tener. Me refiero a los mapas y a los usos de los mismos. Es muy común que casi a diario miremos un mapa, ya sea para buscar una localización mediante Google Maps o un GPS, o para entender históricamente las fronteras de los países y sus cambios. Sea como sea, los mapas han acompañado al ser humano desde hace milenios. Pero, ¿siempre tuvieron la misma orientación? ¿Es preciso el mundo tal como nos lo muestran los mapas “planos”?

La evolución de los mapas a lo largo de la historia pasó por diversos periodos, todos ellos en función de la porción de mundo que se conocía en cada momento. La importancia de Europa y el mar Mediterráneo provocaron que la gran mayoría de mapas antiguos fueran tomados como base para explicar el mundo entero y que posean muchos una especie de “eurocentrismo”.

Oficialmente se asegura que el mapa más antiguo conservado se trata de una tablilla de barro hallada en el actual Irak, teniendo una datación de más de 4000 años. A este mapa se le suman otros tallados en piedra e incluso madera, aunque en muchos casos el tiempo y el ser humano acabaron con ellos en su proceso de destrucción de gran cantidad de patrimonio durante siglos.

Podría ser bastante largo y tedioso que me pusiese a enumerar todos aquellos mapas y personajes que los crearon, por lo que he decidido centrarme en algunas personas que marcaron un antes y un después en la confección de proyecciones y mapas que en boca de Mercator (del que hablaré luego) “son los ojos de la historia”.

600px-Anaximander_world_map-es.svgAnaximandro (610-546 a.C), fue un filósofo y científico griego que se encargó de dar un impulso a la concepción de los mapas. Entre sus trabajos, realizó mediciones de los solsticios y equinoccios, calculó distancias entre la Tierra y diferentes estrellas, y señalo que nuestro planeta era cilíndrico y que ocupaba el centro del universo. Uno de sus mapas, cuya interpretación ha llegado a la actualidad, viene a señalar al planeta como circular (una sección de cilindro), en la cual representó el mundo conocido en la época (foto). No deja de ser curiosa su distribución, sobretodo porque ya intuía de algún modo que las masas terrestres estaban rodeadas por masas de agua en toda su extensión.

Claudius_PtolemaeusSiguiendo con este breve recorrido (en cuanto al espacio no al tiempo) llegamos a Claudio Ptolomeo (100-170 d.C.). Este polifacético egipcio (nacido en una colonia que en aquella época pertenecía al imperio romano) ha sido considerado como trascendental a la hora de definir los primeros grandes modelos terrestres. Ptolomeo creía que la Tierra era un planeta inmóvil situado en el centro del universo, y que el sol, los planetas y la galaxia en su conjunto giraban alrededor de ella (geocentrismo puro y duro). En sus obras “Tetrabiblos” y “Geographia” aglutinó gran cantidad del saber de la época en diversos campos como la astronomía y la geografía, realizando aportaciones como la que mencionaré a continuación. Desde la antigüedad, los cartógrafos se dieron cuenta que la Tierra al ser curva, las representaciones planas de los mapas poseían un error importante en las grandes distancias. Como en muchos casos las distancias que se recorrían o interesaban solían ser muy pequeñas, el error de representar de forma plana estas zonas solía ser pequeño y no implicaba problemas muy serios. Ahora bien, para representar grandes franjas de terreno los cartógrafos se percataron que sus mapas tendían a deformar mucho las longitudes y relieves de los países (cosa importante por ejemplo en los viajes marítimos). Con el fin de acabar con este error, Ptolomeo ideó un sistema ingenioso basado en una proyección cónica que permitía jugar con los conceptos (aún muy primitivos) de latitud y longitud para poder representar los ambiciosos mapas de su época. Parece ser que para ello se inspiró de las cartas (mapas) astronómicos que se utilizaban en la época. Por lo tanto, Ptolomeo de algún modo pasó a señalar que la Tierra también poseía una curvatura vertical, y no sólo horizontal como creían personalidades como Anaximandro. A la hora de definir su mapa, situó el vértice de su cono por encima de Europa (lo que viene a ser hoy el norte) y sin darse cuenta, marcó en gran medida la concepción de los mapas hasta la actualidad, pues aún hoy en día los mapas se representan mostrando a Europa arriba y a África debajo. Una vez definido su método pasó a referenciar la posición de cientos de lugares, creando una “base de datos” muy rica en detalles. A pesar del enorme esfuerzo de Ptolomeo, su sistema presentaba dos grandes errores. El primero consistía en que a pesar de su sistema de proyección, algunas distancias no eran bien conocidas en la época, por lo que su representación cometía en muchos casos errores muy significativos en diferentes puntos del mar Mediterráneo. El segundo, aunque no representó un problema en la época, parte de la suposición del tamaño del planeta considerada por Ptolomeo. World_of_Ptolemy_as_shown_by_Johannes_de_Armsshein_-_Ulm_1482Pensó que el mundo conocido en la época (Europa y partes de África y Asia) representaba aproximadamente la mitad del globo terrestre, por lo que su proyección tendía a producir grandes errores fuera del entorno conocido (aunque recalco que estos lugares no aparecen en sus mapas). A pesar de ello, este sistema de proyección planar fue un adelanto muy significativo (más significativo si cabe si tenemos en cuenta los instrumentos rudimentarios de su época) y durante muchos siglos se mantuvo vigente, por lo que sin duda debemos aplaudir su esfuerzo. Tristemente parece ser que no se conserva ningún mapa general hecho por Ptolomeo, pero en el siglo XV un cartógrafo alemán, a partir de la información de escritos suyos que se conservaban, trazó un mapa que sí se ha conservado hasta la actualidad (foto).

Antes de entrar en el renacimiento, me gustaría señalar alguna información sobre la orientación de los mapas. Actualmente la inmensa mayoría de los mapas que observamos se caracterizan por tener la representación y la nomenclatura en consonancia con el punto cardinal norte. Aunque esta concepción es puramente un criterio elegido (en el cual como mencioné Ptolomeo tuvo influencia), este sistema no se ha seguido siempre así. Bien es cierto que a la hora de representar el planeta entero se ha tendido a utilizar una proyección con el norte arriba, en los planos locales o de pequeñas zonas, no siempre se siguió este criterio. Curioseando por internet encontré información que asegura que en muchas representaciones egipcias del río Nilo, su desembocadura se colocaba en la parte inferior de los mapas, detallando el resto en la parte superior. Pero sin duda, el caso más curioso que he encontrado data de la edad media. En esta época muchos mapas se cartografiaban siguiendo el modelo “TO” (foto). En ellos, se trazaba una especie de T imaginaria, que a falta de una escala como la actual, venía a representar distancisa importantes de la época. La parte horizontal de la T correspondía a la distancia entre el Mar Negro y el Nilo, y la parte vertical el mar Mediterráneo. Entre los huecos de este mapa se situaban de un modo algo burdo los lugares conocidos de la época. Aun así, algunos casos particulares se trataban de pequeñas cartas terrestres que aunque incluían esta nomenclatura, su rango de aplicación era mucho menor. Pero sin duda, si algo caracteriza a todos los plano TO, se trata de su orientación. Estos planos sitúan la parte de cabecera de los mismos en el punto cardinal este por varias razones. indexUna de ellas, la principal, era religiosa, ya que en los reinos cristianos de la época, el lugar más importante era Jerusalén. Parece ser que la importancia de esta ciudad santa fue lo suficiente como para provocar un giro generalizado de los mapas (Jerusalén respecto a Europa queda al este si tenemos en cuenta el criterio actual de puntos cardinales). Otra de las razones, radica en el origen de la palabra oriente. Oriente viene de la palabra latina Orior, que significa nacer o levantarse. En la concepción de situar el norte de Europa arriba, el sol nace por el punto cardinal este (u oriente), queda de manifiesto que este punto cardinal y el sol están relacionados. Ahora bien, como una de las primeras cosas que había que hacer en un mapa era “orientarse”, esta palabra parece que se entendía como “mirar hacia el oriente” (mirar hacia el este), por lo que el este quedaba de nuevo como una zona importante a la hora de definir y situarse en los mapas de la época.

434px-MercatorA pesar de la existencia de personalidades como Kepler y Galileo, en el ámbito de los mapas quien dio otro impulso fue el cartógrafo flamenco Gerardus Mercator (1512-1594 d.C.), cuyas teorías provocaron la caída de las de Ptolomeo y cambiaron el panorama cartográfico mundial. Antes de su obra cumbre, en muchos de sus mapas se atrevió a corregir las mediciones de Ptolomeo (que llevaban vigentes 14 siglos) y comenzó a aglutinar información para proponer una representación nueva y más exacta. Y todos sus trabajos tuvieron como resultado en 1569 un compendio de mapas conocido como “Nova et Aucta Orbis Terrae Descriptio ad Usum Navigantium Enmendata” (Nueva y Ampliada Descripción Corregida de la Tierra para Uso de Navegantes). Este compendio, uno de los más exactos de la época se basaba en la idea de suponer a la Tierra contenida en un cilindro cuyo diámetro correspondía al diámetro terrestre en el punto que separa a ambos hemisferios, es decir, en el ecuador (foto). mercatorDesde el ecuador, y siguiendo la dirección de los meridianos (norte-sur) los alargó hasta hacerlos rectas eliminando su curvatura hasta que al ser rectas encajasen en el cilindro considerado. Siguiendo estas reglas pudo extrapolar al cilindro toda la superficie terrestre, y tras desplegar éste obtuvo una representación plana del planeta. Su novedoso sistema fue muy bien recibido e incluso la concepción del planeta actual ha quedado marcada por Mercator. Esta proyección presenta una exactitud muy aceptable en puntos cercanos al ecuador, pero su precisión cae en picado sobre todo en ambos polos. A modo de ejercicio visual, he situado un mapa de Mercator (muy utilizado en la enseñanza y por Google Maps) para haceros ver algunas curiosidades. Groenlandia y la Antártida parecen mucho más grandes que el continente africano, pero si nos ceñimos a datos superficiales, África es 12 veces más grande que Groenlandia y algo más del doble de grande que la Antártida (¿curioso eh?)

mercator-5130Con el fin de arreglar estos errores, principalmente en el siglo XX se presentaron diversas propuestas de mapas y proyecciones de las que menciono algunas a continuación.

Gall–Peters_projection_SWLa proyección de Gall-Peters fue una proyección propuesta inicialmente por James Gall en el siglo XIX y mejorada por Arno Peters en el siglo XX. Esta proyección también basada en un cilindro, mantiene la superficie de los países pero cambia sus formas y distancias con el fin de adaptarlas a la realidad y de solucionar los errores de Mercator. Lo llamativo de esta proyección es la forma resultante de los continentes, los cuales parecen que fueron “adelgazados” y en donde se rompe en gran medida con el “eurocentrismo” de muchos mapas existentes. Debido al choque con la concepción predominante y al poco estetismo no tuvo un gran éxito.

Usgs_map_traverse_mercatorSi os preguntáis que proyección utilizan los dispositivos GPS de los coches y de los móviles, la respuesta está en una proyección que partiendo de la de Mercator, se adaptó con el fin de obtener una mayor precisión. Esta proyección, conocida como UTM (Universal Transversal Mercator), se basa en principios similares a los de la proyección original, estando el cambio principal en que el cilindro auxiliar se sitúa horizontal (foto). A su vez, tomando como referencia líneas meridiano, el mundo se divide en husos de 6 grados de longitud, tomándose el centro de ellos como un origen local. De este modo la precisión es mucho mayor, ya que al ser cada uso igual y referenciarse respecto a un meridiano imaginario en su centro, las coordenadas de un punto quedan definidas por el huso y su situación respecto al centro del mismo. 700px-Utm-zonesEsta proyección disminuye las distorsiones angulares en gran medida pero hay que saber que un mismo punto tiene coordenadas distintas en función del huso al que se referencie, por lo que un error de origen puede suponer cientos de kilómetros en la representación. Como curiosidad, señalar que el mayor impulso a su utilización vino por parte del ejército norteamericano y por lo tanto, al venir de éste la aplicación del GPS, es la proyección UTM la que es utilizada por los navegadores.

400px-Winkel-tripel-projectionLa constante búsqueda de un modelo perfecto (que es imposible debido a que la Tierra no es perfectamente esférica) llevó a utilizar elipsoides para su definición. Una de estas proyecciones la conocida como Winkel-Tripel (en honor a Oswald Winkel) partiendo de una proyección elipsoidal, combina ideas de otras proyecciones para buscar la mayor precisión. ¿El resultado? Las distorsiones de medidas son tan pequeñas que esta proyección ha conseguido el reconocimiento de muchos organismos como la representación más exacta existente para la representación del mundo entero (que se dice pronto). Como curiosidad, esta proyección se está aplicando en muchas instituciones de enseñanza y es la escogida por la National Geographic para la representación de sus mapas.

400px-Lambert_conformal_conic.svgY ya para terminar con las proyecciones, y como curiosidad, quisiera señalar que en la navegación aérea no se suelen utilizar ninguna de las proyecciones anteriormente comentadas (en lo referente a las cartas de navegación). La más común es la proyección cónica de Lambert, cuya particularidad se basa en una proyección cónica en la cual se escogen dos paralelos de referencia y sobre los cuales se adapta el modelo. Entre estos paralelos y sus alrededores, la precisión es muy buena, decreciendo fuera de ellos. Lo que hace a este modelo útil, es que según la distancia que se deba recorrer y el punto de inicio o final, se pueden escoger paralelos distintos con los que adoptar el sistema (al no importar el resto del mapa). Sin duda inteligente y eficaz.

Tras esta entrada algo árida, querría despedir la entrada dejando un mapa que da que pensar un poco. Durante la entrada comenté que a lo largo de la historia se representaron los mapas con el norte arriba, pero también ha habido propuestas inversas. He aquí una de ellas (hacer click sobre la imagen para verla mejor). ¡Hasta la semana que viene!

mapa invertido

Anuncios

Acerca de Mjolnirx

Apasionado de la historia y muy curioso.
Esta entrada fue publicada en Geografía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s