Curiosidades etimológicas I: El curioso origen de las palabras


Haciendo gala a uno de los pilares de mi blog, la curiosidad, he decidido crear una sección nueva dentro del blog y que se titula curiosidades etimológicas. La etimología, encargada de buscar el origen de las palabras, está muy ligada a la historia y alberga muchas curiosidades que merecen ser sabidas y contadas. Por lo tanto, dedico esta entrada al origen curioso de muchas palabras que utilizamos hoy en día y al origen de una letra. Es muy llamativo que el uso de palabras cotidianas tenga una raíz que no tuviese nada que ver con el uso actual y que haya sido el paso de los años la que los ha adaptado. Aún así, quisiera llamar a la curiosidad de todos con esta entrada con el fin de buscar los curiosos orígenes de muchas palabras y nombres, pues cada uno alberga una historia de la que se puede aprender. Vamos a ello:

Venezuela, la Venecia americana

palafito-indc3adgenaUn origen curioso y algo camuflado lo tenemos en el nombre del país de Venezuela. Aunque existen varias teorías, una de ellas no deja de ser curiosa. A finales del siglo XVI, una expedición española bordeaba las costas del país y llegaba a la entrada del conocido como lago de Maracaibo. Entre la tripulación, iba un cosmógrafo italiano llamado Américo Vespuccio (persona que en la actualidad da nombre al continente americano). Al acercarse al lago, Américo y la tripulación pudieron observar que había varios asentamientos indios, cuyas casas estaban construidas sobre el propio lago sobresaliendo del mismo y teniendo como cimentación unas columnas de madera a modo de pilote. Estas construcciones, conocidas como palafitos (foto) le recordaron a Américo a la ciudad de Venecia y apodó a la zona como pequeña Venecia (Venezziola en italiano y Venezuela en español). Este apodo caló hondo en la tripulación y perduró en el tiempo hasta en la actualidad. Así que además de una reconstrucción de la ciudad italiana en un casino de la ciudad de las Vegas, existe un país que la incluye en su nombre.

El agua de la rivalidad

pelea aguaEn la actualidad y desde hace muchos siglos, entendemos el significado de rival como enemigo. Un rival es aquella persona que se interpone en el camino en la consecución de un mismo objetivo y es esto último lo que provocó la deformación de la palabra. Rival viene del latín, concretamente de Rivus que con el paso del tiempo se convertiría en río y en ribera. ¿Y qué pinta un rival con un río? Pues mucho más de lo que puede parecer a simple vista. El plural, rivales, venía a englobar en la época romana a aquellas personas que compartían por derecho  las aguas de un mismo arroyo. Según parece, la repartición del agua provocaba en el pasado (y curiosamente lo sigue provocando) muchas peleas entre agricultores, ganaderos y otras profesiones. Estas peleas por el agua no eran nunca definitivas, pues los “rivales” sabían que todos ellos la necesitaban para vivir, es decir, todos pugnaban por un mismo objetivo. Se ve que las rencillas eran tan enconadas y continuas que el término degeneró en el actual significado. Así que si tienes un rival, piensa en si compartes agua de un mismo cauce con él, lo que en muchos casos arrojará comicidad al asunto, por grave que sea la rivalidad.

Tailandia y los siameses

chang-eng-bunkerCada cierto tiempo en los noticiaros vemos que en alguna parte del mundo han nacido bebés siameses y que en algunos casos son sometidos a complicadísimas operaciones de cirugía para su separación. Si ya de por si esto es curioso y espectacular, puede alcanzar mayor espectacularidad si señalamos que el origen de esta palabra se encuentra en un país. Para encontrar el origen hemos de viajar al siglo XIX, concretamente a Tailandia. Dos hermanos, Chang y Eng Bunker (1811-1874) nacieron unidos por el cuerpo, lo que no les impidió que gozasen de una vida plena a pesar de las dificultades obvias que plantea el vivir unido a otra persona. Debido a que vivieron gran parte de su vida en EEUU, su caso llegó a oídos del mundo occidental, el cual quedó impactado. Y ahora bien, ¿dónde aparece el nombre de siamés? Pues muy sencillo. Hay que señalar que entre 1238 y 1932 Tailandia era conocida como Siam, el país de origen de ambos hermanos. Como durante algunos años se ganaron la vida en un circo donde eran presentados como rarezas, el marketing aplicado por la compañía para atraer al público se basaba en presentarlos como una rareza de Siam (los hermanos siameses), hecho que se popularizó y se perpetuó hasta la actualidad.

Tecnología de inspiración nórdica

bluetoothY ahora es el turno de la tecnología. Rara es la persona que teniendo un teléfono móvil o un portátil no ha tenido que echar mano de la tecnología bluetooth para el envío de archivos. Aunque este nombre puede sonar a estrategia comercial parecida a la de Apple, tiene un origen histórico muy desconocido entre el público general. Para descifrarlo hemos de ir en busca de los creadores de la tecnología Bluetooth, Jim Kardach y Sven Mathesson. El objetivo del proyecto era unificar la conexión de los sistemas digitales y entre diversos dispositivos. Parece que en un momento dado, buscando un nombre comercial para su proyecto, dieron con la historia de un rey danés y noruego, Harald Blatand (en inglés conocido como Harald Bluetooth). 302871_346526058779524_1754603807_nEste rey nórdico del siglo X d.C. fue el responsable de unificar diversas tribus noruegas, suecas y danesas y de convertirlas al cristianismo. Las acciones unificadoras de este rey encajaban  con la idea de unificar los sistemas digitales de comunicación y por lo tanto el proyecto como nombre el apellido de este rey “Bluetooth” (la razón de que se le llamase diente azul no está claro). Pero, ¿y el símbolo? Si uno se fija bien, corresponde a dos letras rúnicas, La H y la B ( Hagall y la   Berkana), que son las iniciales del nombre y del apellido del rey nórdico.

El sándwich, la comida rápida de la nobleza

John_MontaguBueno, tanto escribir me ha dado hambre y creo que es hora de hacerme un sándwich. Por cierto, ¿de dónde viene la palabra sándwich o bocadillo que actualmente utilizamos tanto? ¿Y si dijese que guarda relación con una partida de cartas? Si bien a lo largo de la historia ya se utilizaba hogazas de pan mezclada con comida, fue a partir de un noble inglés cuando se popularizó el nombre como lo conocemos en la actualidad. El susodicho, John Montagu, cuarto conde de Sandwich, era un adicto a las apuestas en juegos de cartas al cual se le atribuye el record de haber estado más de 24 horas seguidas jugando a las cartas en 1762. Su pasión por las cartas era tal, que le molestaba enormemente cuando debía parar una partida para ir a comer. La primera solución fue el comer al mismo tiempo que jugaba, pero frecuentemente se manchaba las manos y por ende las cartas, cosa que le molestaba en demasía. Por eso empezó a pedir a sus mayordomos que le sirviesen la carne y otros alimentos entre dos panes. Algo que podría resultar lógico y nada especial hoy en día, fue muy llamativo en la época y los otros jugadores y sus conocidos empezaron a popularizar esta forma de comer con el título nobiliario del conde. Así por lo tanto fue como la palabra sándwich empezó a definir a este tipo de comida, tan consumida en la actualidad.

La hora “sagrada” de la siesta

siesta[1]Y ahora un clásico. Si hay algo de lo que los españoles nos enorgullecemos y llegamos incluso a atribuirnos su autoría, es de la siesta. Es algo tan común que a veces tendemos a hacerlo algo sagrado. Pero la etimología nos enseña que el origen de esta palabra se encuentra en el latín. Siesta viene de sexta y si profundizamos más, de sex, es decir seis. Los romanos parece que contaban las horas del día a partir de la salida del sol, por lo que la sexta hora solía corresponder entre las doce del mediodía y las dos de la tarde. En esta hora, en la cual el sol estaba más alto y por lo tanto su fuerza era mayor, solía corresponder con la hora de la comida y con un posterior descanso en el cual muchas tareas quedaban interrumpidas hasta  que el sol decayese un poco. Además de comer, alrededor de la hora sexta la población que podía aprovechaba para dormitar un poco. Viendo el significado actual, parece que la tradición se ha respetado al pie de la letra y que es cumplida a rajatabla en muchos hogares españoles.

Un bigote divino

bigotes3--146x110El vello facial tiene una anécdota curiosa que se plasma en la palabra bigote. Según el origen más aceptado, esta palabra para definir el vello entre la boca y la nariz tiene su origen en la España del siglo XVI. El emperador de la época, Carlos I de España y V de Alemania, en sus diversas estancias por España, se desplazaba con su guardia personal de soldados alemanes y flamencos. El modo de juramento de estos soldados parece que consistía en tocarse este vello mientras decían la expresión “Bey Gott!!” (que en el alemán de la época venía a significar ¡Vive Dios!). Y claro, ante el desconocimiento del idioma por parte de los españoles y a la costumbre de jurar en numerosas ocasiones por parte de estos soldados, bey gott acabó siendo bigote. Así que de algún modo llevar bigote tiene una relación etimológica con Dios, por lo que estoy seguro que más de un ateo lector del blog irá inmediatamente a buscar una cuchilla de afeitar :P.

El “bebé” de las letras

Por último, aunque no sea algo propio de la etimología, si es una curiosidad que ha condicionado mucho la escritura y que ha cambiado la forma de escribir muchas palabras hasta llegar al modo en que actualmente se escriben.

??????????En la actualidad, los países del mundo “occidental” tenemos como alfabeto el latino, es decir, la representación de nuestras letras encuentran su base en el latín. Pero hay una de ellas que resulta curiosa por no haber sido añadida como letra independiente hasta el siglo XVI. Se trata de la letra J, una letra muy común en nuestras palabras y que suele desconocerse que fue la última letra en añadirse al alfabeto latino. Aunque su sonido se puede asemejar al de otros alfabetos, como ocurre con la letra iota griega (letra que da nombre a la actual J), esta letra vino a solucionar algunos problemas fonéticos en palabras con la letra i. Durante muchos siglos había ciertos problemas a la hora de diferenciar una palabra con un sonido “i” largo de una con un sonido “i” corto. Un italiano, Gian Giorgio Trissino en el siglo XVI fue el primero que en un tratado de fonética vino a diferenciar ambos sonidos aunque no definió una grafía complementaria. Este honor le correspondería a un contemporáneo de Trissino, un francés llamado Pierre de la Ramée (foto) quien siguió todos los pasos para que esta letra fuese reconocida. Es a partir de este momento cuando muchas palabras con sonido “i” fonéticamente especial, adaptaron su grafía a la letra J (palabras tan antiguas como Jesucristo y Judio por ejemplo). En el caso del español, hay que señalar que la J vino a suplantar en muchos casos a la grafía de la letra X (pronunciada en el pasado como la “sh” inglesa). Aún así, esta transformación no fue plena y es por esto por lo que en la actualidad algunas palabras son escritas tanto con x como por j, como es el caso de México y Texas (Méjico y Tejas).

Espero que con estas palabas y sus curiosos orígenes hayan podido arrancar una sonrisa y haya conseguido despertar la curiosidad de muchas personas, curiosidad que espero que sacien por internet buscando más caso. ¡Hasta la próxima semana! 😀

Curiosidades etimológicas 2

Curiosidades etimológicas 3

Curiosidades etimológicas 4

Curiosidades etimológicas 5

Curiosidades etimológicas 6

Anuncios

Acerca de Mjolnirx

Apasionado de la historia y muy curioso.
Esta entrada fue publicada en Curiosidades etimológicas. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Curiosidades etimológicas I: El curioso origen de las palabras

  1. Pingback: El origen curioso de algunas palabras que utilizamos comúnmente hoy en día

  2. Pingback: Curiosidades etimológicas II: El curioso origen de las palabras | LA TROMPETA DE JERICO

  3. Pingback: Curiosidades etimológicas III: El curioso origen de las palabras | LA TROMPETA DE JERICO

  4. Pingback: Curiosidades etimológicas IV: El curioso origen de las palabras | LA TROMPETA DE JERICO

  5. Pingback: Curiosidades etimológicas V: El curioso origen de palabras y expresiones | LA TROMPETA DE JERICO

  6. Pingback: Curiosidades etimológicas VI: El curioso origen de los países | LA TROMPETA DE JERICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s