La búsqueda del paraiso perdido (Segunda parte)


La semana pasada comencé una entrada dedicada a ciudades y lugares de leyenda, cuya búsqueda había traído de cabeza a muchos valientes exploradores y estudiosos (Para ver la primera entrada click aquí). En esta entrada, la segunda y última parte, añado más lugares englobados en dos categorías y que espero de nuevo que haga volar la imaginación de todos. Voilà!

ISLAS Y CONTINENTES ENGULLIDOS POR OCÉANOS

AAY5I0017Hemos buscado en la selva, en llanuras, en montañas y bajo ellas, pero hasta ahora hemos dejado de lado las grandes masas de agua que rodean al planeta. Y es que como no podía ser de otra manera, existen multitud de leyendas alrededor de catástrofes que hicieron que islas, ciudades y continentes enteros fueran engullidos por océanos furiosos.

Aunque, como predeciblemente habréis podido adivinar, la Atlántida sea el ejemplo más famoso, existen otros como Lemuria, Mu, Lyonesse y Ker-Ys.

No hay sitio perdido que haya suscitado más libros, debates y búsquedas que la Atlántida desde que la mencionara Platón en uno de sus escritos. atmapLa civilización atlante, categorizada supuestamente como una civilización muy avanzada fue engullida por los tsunamis que provocaron una serie de terremotos. Con este hundimiento no quedó ni rastro físico de la misma, ni de su tecnología y conocimiento.

¿Pero dónde están los restos de la Atlántida? Son muchos los sitios donde la han querido situar, como por ejemplo el centro del océano atlántico entre África y América, enfrente de Cádiz  junto al estrecho de Gibraltar, junto a la isla griega de Creta… 20070615elpepisoc_1Existe otra teoría a cargo del señor Jorge María Ribero Meneses que la sitúa en el mar cantábrico en el norte de España, concretamente en el actual parque natural sumergido asturiano de El Cachucho. A pesar de la disparidad de localizaciones, aún no hay consenso sobre un único lugar.

La leyenda establece que la civilización atlante llegó a ser tan próspera, que para mostrar al mundo su esplendor decidió construir grandes obras de ingeniería.atlantida3_small La principal de ellas, la acrópolis, formada por una consecución de anillos concéntricos rodeados de agua comunicados con canales internos y donde se situaba un templo en honor al dios Poseidón. Pero el éxito, según la leyenda, los llevó a la soberbia, y el reino atlante empezó a expandirse alrededor del mundo (se dice que sus conquistas abarcaban todo el norte de áfrica, Etruria en Italia y la península ibérica). Esta soberbia, uno de los pecados capitales, provocó la ira de los dioses, quienes provocaron una catástrofe que acabó con su reino principal en un día y una noche terrible (el castigo divino será una constante en este tipo de terreno engullidos por las aguas de mares y océanos).

indexSiguiendo con los continentes engullidos por un océano, tenemos el de Lemuria. Diversos escritos místicos de la India señalan que hubo un continente enorme entre África, Asia y la Antártida y que debido a catástrofes fue destruido y hundido en la inmensidad del océano Índico. El origen actual del nombre tiene su origen en el primate conocido por Lémur, pues en el siglo XIX varios científicos se percataron de la presencia de especies iguales o similares de estos animales en la India y en África, lemurspor lo que llegaron a la conclusión (ayudados por las leyendas del entorno) de que debió de haber una gran porción de tierra gracias a la cual esta especie pudo desplazarse (existe otra teoría más mítica que señala que había un reino gobernado por estos animales). La evolución de la teoría de la tectónica de placas parece haber demostrado la imposibilidad geográfica de este “continente” por lo que ha quedado rechazado como posibilidad._66028041_rodinia_mauritia_624

Ligados a la teoría de Lemuria y combinando la teoría de placas,  varios científicos noruegos señalaron que lo más parecido a un continente en esta zona, fueron los restos que quedaron al separarse la isla de Madagascar y la India por los movimientos de corteza terrestre. Este territorio, considerado como un micro continente, fue apodado Mauritia.

Ahora bien, si Lemuria es supuestamente un continente en el océano índico, Mu es otro continente mítico que se ha situado en el pacífico, entre América y Asia. churchward_mu_mapAunque cabe la posibilidad de que haya sido confundido con la Atlántida o con Lemuria, este supuesto continente fue tema de intensos debates hasta que, de nuevo, la teoría de placas tectónicas volvió a mostrar la imposibilidad e inexistencia de un continente en esta zona. Pero Mu ha quedado como un hecho mítico, y alumbrado por varias personas (con James Churchward y sus libros a la cabeza), se ha llegado a decir que todas las civilizaciones terrestres proceden de este continente y que los únicos restos que han quedado del mismo son las diversas islas del océano pacífico y sus construcciones en ellas, como los Moais de la isla de Pascua o el templo sumergido de Yonaguni en Japón.

Tras haber echado un vistazo a las tres, si hay algo que guardan en común la Atlántida, Lemuria y Mu, es que a los tres “continentes” se les atribuye la presencia de una civilización (humana o animal) anterior a todas las conocidas y que una catástrofe los sepultó en el fondo de océanos sin dejar apenas rastro, no existiendo por tanto, pruebas definitivas sobre su existencia.

Pero si rebuscamos entre las múltiples leyendas, no sólo continentes fueron tragados por mares tempestuosos, sino también islas y pequeños reinos. En este caso resultan curiosas dos de ellas, una en la bretaña francesa y otra en una isla al suroeste del país inglés.

800px-Evariste-Vital_Luminais_-_Fuite_de_GradlonKer-Ys, es una ciudad mitológica que la leyenda sitúa construida en la bahía de Dourdanenez en la Bretaña francesa. Según ésta, Ker-Ys fue destruida por una gran ola que penetró en la ciudad y la envió al fondo del océano (los parecidos con la Atlántida son más que evidentes). Lo más curioso de esta ciudad, es que tiene una leyenda bretona anexa que asegura que el día en que París sea tragada por el mar, Ker-Ys resurgirá de entre las olas y mostrará de nuevo su esplendor. Etimológicamente se explica diciendo que en el idioma bretón Ker es ciudad, por lo que Ker-Ys es ciudad de Ys, y París, o más bien Par-Ys, significa similar a Ys. La ciudad también tiene una significación religiosa, pues se ha dicho que el mito de la misma ha sido potenciado por el cristianismo antiguo, como una victoria de la fe cristiana ante el paganismo y el druidismo (los dirigentes de Ker-Ys eran druidas supuestamente).

Ciudad_de_lyonesseLyonesse (Lodonesia en latín, Léonois en francés y Lothian en escocés), fue supuestamente otro reino-isla mítico que se encontraba situado al suroeste de Gran Bretaña. La leyenda lo sitúa como una isla que formaba parte del mítico reino de Camelot y que actualmente su localización correspondería con las islas Sorlingas. El reino se decía que era muy próspero y sus habitantes eran muy cultos y practicaban diversas artes mágicas (muy similar a los ritos paganos que se atribuyen a Ker-Ys).  La teoría más aceptada alrededor al reino es que a la muerte del rey Arturo, la isla entró en decadencia y empezaron a florecer malas artes, lo que provocó la ira divina de modo que la ira divina provocó una gran tormenta que acabó destruyéndola (otra vez el supuesto triunfo del cristianismo sobre el paganismo). lyonesse1Aunque realmente Ker-Ys y Lyonesse puedan ser la misma ciudad pero adaptada en diferentes culturas y lugares (y muy posiblemente otra versión de la Atlántida), hay una particularidad que invita a pensar que al menos la isla llegó a existir. Y es que alrededor de las islas Sorlingas, bajo las profundidades del océano, han sido hallados restos de piedras alineadas predispuestas de un modo poco natural, y en un complejo conocido como siete piedras, han sido hallados restos de ventanas y puertas de una ciudad sumergida.

Así que ya sean invenciones del ser humano, deformaciones de leyendas antiguas o intentos de explicar el origen de la humanidad, los océanos y mares también poseen su pedazo de pastel. Y es que la inmensidad de los mismos, y la dificultad de acceder a sus grandes profundidades son una potente justificación que sirve para fantasear sobre la existencia de ciudades hundidas y para explicar la razón de por qué no han sido aún halladas.

UN OASÍS JUNTO AL NILO

artworks-000031076564-uoeg52-original¿Y si entre las arenas desérticas al oeste del río Nilo hubiese un paraíso perdido? ¿Y si este Oasis ha permanecido durante siglos escondido del ser humano?

Si teníamos teorías situadas en selvas, montañas, mares y océanos, no podían faltar teorías relacionadas con las calientes arenas del desierto.

Es posible que el origen de esta teoría radique en el famoso historiador griego Heródoto, el cual situó la morada del dios del vino heleno Dionisio entre las arenas del desierto alrededor del rio Nilo. Posteriormente si hacemos caso a escritos del siglo XIII, en la orilla izquierda del río Nilo, alrededor de la frontera actual de Libia y Egipto, vuelve a aparecer una ciudad legendaria, aunque esta vez no ligada a Dionisio y llamada Zerzura, que se dice que es blanca como una paloma y que es un oasis de pequeños pájaros. En el siglo XV, la información sobre esta ciudad fue completada con un manuscrito misterioso llamado Kitab al Kanuz, atribuido a un caza tesoros. Este manuscrito refuerza la teoría de la existencia de la ciudad-oasis de Zerzura, añadiendo que en su interior había tesoros protegidos por gigantes. Durante los siglos posteriores, la leyenda quedó semienterrada y como mucho considerada como un cuento medieval árabe arcaico. Zerzura_from_the_airPero en el siglo XIX, debido al resurgimiento de la egiptología tras la colonización de Egipto por parte de los británicos, Zerzura volvió a estar de moda. Un británico, John Gardner Wilkinson, recogió diversos testimonios locales de personas que se perdían en el desierto y que daban accidentalmente con una serie de Oasis con mucha vegetación y riqueza. Tras llevar a cabo varias expediciones, se localizaron varios oasis que no se conocían hasta ese momento, pero no se halló ni rastro de Zerzura. Un siglo después, y concretamente en los años 20 y 30, hubo varias expediciones llevadas a cabo sobre todo por británicos (esta vez utilizando por primera vez aviones de reconocimiento), que dieron como resultado el descubrimiento de nuevos oasis y valles pero no de Zerzura. Pero a pesar de estos fracasos, el interés por la zona y por Zerzura no murió. zerzuraclubLos diversos miembros de estas últimas expediciones crearon el club Zerzura, con cierta influencia masónica, y compartieron sus conocimientos y descubrimientos sobre la misma. Pero los años 40 iban a convertir a la zona explorada en un frente de la segunda guerra mundial, donde los tanques de Rommel y Montgomery iban a batallar en más de una ocasión. En estas batallas, hay que destacar que componentes del club Zerzura se alistaron en el ejército (algunos ya eran mandos militares) y utilizaron sus conocimientos con fines militares (aprovechando también para realizar misiones de reconocimiento que aportasen nueva información sobre la ciudad).

Resumiendo, tras muchas expediciones, lectura de manuscritos e indagaciones con tribus que habitan la zona, se ha conseguido cartografiar bien el área en cuestión, pero nunca se han hallado restos que hagan pensar que Zerzura realmente existió. Aún así son muy destacables los intentos realizados y la creación de un club de exploradores, que invitan a pensar que las leyendas que rodean Zerzura son lo suficientemente poderosas, como para que gente dedique parte de sus vidas en su búsqueda.

Ha quedado patente en las dos entradas que existen muchas ciudades y reinos míticos, que forman parte de las diferentes culturas y creencias que existen en torno al ser humano. Es muy posible que la gran mayoría de ellas se deba a la interpretación materialista que el ser humano da a las teorías espirituales, queriendo ver como hechos reales los supuestos “caminos, ciudades y reinos” que dan carácter e importancia a las múltiples religiones y creencias que ha habido a lo largo de toda la historia de la humanidad.

35_kartiniAún así, he de decir que es atractivo creer en algunas de estas teorías, ya que ayudan a echar a volar la imaginación y a reflexionar con nuestro yo interior y por lo tanto ayudar a conocernos mejor a nosotros mismos.

Aunque recalco que muy posiblemente sean mitos, sea como sea, por si acaso, yo sigo ojo avizor indagando el horizonte y ayudándome de google maps, por si por casualidad encontrase algunas de ellas y pudiese preguntarles a sus habitantes si necesitan mano de obra para poder aliviar un poco la situación de España ;P.

Anuncios

Acerca de Mjolnirx

Apasionado de la historia y muy curioso.
Esta entrada fue publicada en Miscelánea. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La búsqueda del paraiso perdido (Segunda parte)

  1. Adriana dijo:

    JAJAJA, me encantó tu comentario sarcástico al final. Pues déame decirte que muchas de las islas que mencionaste, no las conocía, por lo cual, me ayudó el leer tu escrito, pero, al contrario de ti, pienso que sí existe alguna conexión que siempre he atribuído a la Atlántida, entre Griegos y Egipcios y te vas a reír, pero es cierto, los aztecas. La primera que me viene a la mente, es que si estudias un poco el lenguaje náhuatl, y algo de los egipcios, te das cuentas que algunas palabras tienen las mismas raíces. Por ejemplo. la palabra Teotihuacán es náhuatl, cuando los aztecas llegaron a ella, ya estaba deshabitada por cientos de años o quizá un milenio , éllos le nombraron Teotihuacan, en donde la raíz Teo, quiere decir Dios. la ciudad de los dioses y si recuerdas, la palabra panteón en griego significa Teo, otra vez Dios, en éste caso, pan, todo, todos los Dioses. Por qué las dos culturas tan distantes decidieron llamar Teo a Dios? y las formas de las pirámides, lo que ves ahora en Google y demás, son resultado de la erosión lo que vemos, pero lo que no saben es que el primer arquéologo,Leopoldo Batres que llegó a la zona, en su tonto afán de sacar las pirámides rapidísimo, por aquéllo del oro que esperaba encontrar en ellas, DINAMITO LAS CAPAS SUPERIORES Y SUPERFICIALES DE LAS PIRAMIDES. Por lo cual, se llevó el exterior de las mismas, las cuales, se tienen conocimientos por los restos arqueológicos de que eran más o menos del mismo tama;o que las de Egipto y tenían el mismo recubrimiento liso. Estas son informaciones que estudiamos en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, mi Alma Máter, aún ahora, puedes ver en cada pirámide, los refuerzos, una especie como de tornillos de piedra, de donde se encontraba apoyada la capa superior de las pirámides. Yo creo, por lo tanto, que sí existió la Atlántida, y en el momento del Tsunami, o lo que haya sido, ciertas personas huyeron hacia el este y otras al oeste, trayendo consigo ciertas palabras cuyo significado venía de una fuente común y ciertos conocimientos, que obtuvieron de sus antepasados. Excelente artículo como siempre, que has puesto mi pequeño cerebro a removerse.
    Un abrazo, amigo.
    Mi teclado está loco y no pude encontrar los paréntesis, es más, todos los acentos los tengo que poner con alt y los números, jajajaja.
    Perdona las molestias causadas por ésto.
    Por cierto, uno de mis maestros fue Rubén Cabrera, quien descubrió que dinamitaron las pirámides, aparte de Matos Moctezuma, Carlos Margáin uno de los descubridores de Bonampak, Miguel León Portilla, bueno, en fin, los mejores arquéologos .

  2. Pingback: La búsqueda del paraíso perdido (Primera parte) | LA TROMPETA DE JERICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s